El brazo de al-Qaida en Yemen liberó el domingo a 73 soldados capturados por sus milicianos en enfrentamientos contra fuerzas del gobierno en el sur del país.

La red terrorista indicó en un comunicado enviado por correo electrónico que la liberación de los militares se dio después de la mediación por parte de líderes tribales y religiosos. Los familiares de algunos de los prisioneros confirmaron su liberación.

La liberación de los soldados era probable que fortaleciera la posición de la red terrorista en Yemen, donde sus milicianos aprovecharon más de un año de agitación política para capturar áreas en el sur, donde prácticamente había anarquía. Las negociaciones se dieron a través de los canales religioso y tribal, sugiriendo que la red de al-Qaida en el sur de alguna manera se ha integrado en el tejido social del área.

Los soldados fueron liberados en la ciudad de Jaar, en la provincia sureña de Abyan, en una ceremonia a la que asistieron los principales líderes de la red terrorista en Yemen, incluyendo al jefe militar Qasim al-Rimi, según el comunicado y los testigos.

La mediación duró tres días e implicó pedir al ejército que cesara los ataques en la ciudad, incluyendo los bombardeos aéreos, mientras las pláticas estaban en progreso. Los soldados se fueron en camiones y vehículos particulares a la ciudad costera de Aden.

Jaar estuvo en manos de al-Qaida durante un año. La capital provincial Zinjibar también está bajo control de los extremistas, pero los soldados lograron capturar el centro la semana pasada.

Los soldados liberados prometieron por escrito no reanudar los combates contra los extremistas de al-Qaida, dijeron los testigos.