El gobernador Brian Sandoval, quien cuando era candidato enfureció a los hispanos al apoyar las leyes inmigratorias de Arizona, reiteró el sábado su posición de que Nevada no necesita una ley similar, cualquiera que sea el fallo de la Corte Suprema en el caso de Arizona.

Un fallo favorable a Arizona en la corte podría envalentonar a los que quieren leyes más rigídas en Nevada, pero difícilmente tendrán éxito en la legislatura estatal.

"No sé si hay deseos en la legislatura de hacer lo mismo que Arizona", dijo el estratega republicano Robert Uithoven. "Cualquier tipo de reforma inmigratoria que los republicanos quieran impulsar se encontrará con dificultades".

Los jueces de la alta corte insinuaron esta semana que permitirían a Arizona obligar a la policía a verificar el estatus inmigratorio de personas que sospechan entraron al país en forma irregular.

Sandoval "apoya el derecho de Arizona a responder y aprobar leyes para proteger la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos", dijo la secretaria de prensa del gobernador, Mary-Sarah Kinner, en un correo electrónico.

Y si bien "apoya algunas de las disposiciones que la Corte Suprema discutió esta semana", Kinner dijo que el gobernador "ha escuchado la opinión de altos cargos de las fuerzas de seguridad en Nevada que creen que no necesitan una nueva ley aquí".

El líder del bloque demócrata en el Senado, Mo Denis, dijo que no prevé que se discuta el tema en el período de sesiones de 2013.

"Esa clase de leyes intentan discriminar a las personas", dijo. "En una economía basada en el turismo, uno quiere que vengan todos y que nadie se sienta discriminado".

El congresista republicano Ira Hansen presentó un proyecto en 2011 similar a la ley de Arizona, pero fue derrotado en ambas cámaras, de mayoría demócrata.