Tommy y Cusi, una pareja de la raza perros sin pelo de Perú, se casaron el sábado tras dos años de romance en una boda pública a la que asistieron decenas perros invitados en un parque de Lima.

Los orígenes de los perros sin pelo de Perú se pierden en los albores de la historia andina, pero esta raza se encuentra registrada con el número 310 en la Federación Cinológica Internacional.

"Estamos aquí para celebrar la unión de Tommy y Cusi. Si algún perrito conoce algún impedimento que ladre ahora o calle para siempre", dijo Ingrid Chávarri, quien dirigía el evento frente a nerviosos invitados que ladraban sin cesar.

Tommy vestía un traje típico de los Andes con chaleco bordado de hilos dorados y sombrerito negro, mientras que Cusi (cuyo nombre significa alegría en lengua quechua) usó un tradicional vestido de novia con velo blanco incluido.

Un perro amigo de los novios llevó los anillos de la boda en una minúscula canasta colgada del hocico.

Los novios llegaron a la ceremonia en un viejo auto y caminaron bajo una alfombra de flores rojas hasta el proscenio donde Chávarri, odontóloga de 35 años y que une a perros en su tiempo libre, les habló de los deberes conyugales.

"¿Tommy aceptas a Cusi para compartir pulgas, tu plato de comida todos los días? Si es así, mueve la pata, lo mismo debes hacer Cusi con respecto a Tommy", prosiguió Chávarri. Las patas de los perros se movieron empujadas por sus dueños.

Y así concluyó la boda, cuya organización costó 700 dólares, "y que sin tener un valor legal posee un fuerte valor sentimental para los dueños de los animales", dijo Chávarri quien desde hace 12 años ha unido alrededor de 200 perros.

"La mayoría de eventos con perros es para ver sus razas y esas competencias bodas de perros se realizan en eventos privados, esta fue una boda pública y espero que haya muchas más", dijo.