LeBron James anotó 32 puntos antes de descansar el último cuarto, Dwyane Wade encestó otros 19 tantos y el Heat de Miami aprovechó el sábado un tramo de 32-2 para derrotar fácilmente por 100-67 a los Knicks de Nueva York en el primer juego de la serie de la primera ronda de postemporada de la Conferencia del Este.

James encestó 10 de sus 14 disparos desde la cancha y Dwyane Wade lució en su primer partido desde que se dislocó su dedo índice de la mano izquierda mientras el Heat mostraba su poderío.

Mario Chalmers anotó 11 puntos y dio nueve asistencias para Miami, que aprovechó 27 pérdidas de balón de Nueva York para anotar 38 puntos, un récord de la franquicia en postemporada.

Los Knicks cometieron 21 faltas tan solo en la primera mitad, Miami tuvo una ventaja de 28-5 en intentos de tiros libres apenas en los primeros 24 minutos de juego y el pivote Tyson Chandler envió por los aires a James en la que fue decretada una falta flagrante mientras el Heat ampliaba la ventaja en la primera mitad del partido.

J.R. Smith encestó 17 puntos para los Knicks, que han perdido 11 partidos de postemporada consecutivos desde el 2001. Carmelo Anthony desvió 12 de sus 15 lanzamientos y terminó con 11 puntos y 10 rebotes. Baron Davis consiguió 10 puntos para Nueva York.

Los Knicks perdieron a Iman Shumpert por una lesión de rodilla en el tercer período. Shumpert — que fue titular en los últimos 13 juegos de la temporada regular tras la salida de Jeremy Lin con una lesión de rodilla — fue ayudado a salir de la cancha por sus compañeros de equipo.

Al inicio del partido hubo indicios de la tensión que mostraban ambos equipos, como las dobles faltas técnicas cometidas por Amare Stoudemire y Udonis Haslem tras discutir a 4:10 minutos del final del primer cuarto. Al cabo de unos minutos, después de que Shane Battier cometió una dura falta sobre Anthony — quien falló sus primeros siete disparos del partido — Davis corrió unos 15 metros (50 pies) para dar a Battier un ligero empujón.

Pero eso fue poca cosa comparado con lo que les esperaba para el resto del encuentro. Fue la peor derrota sufrida por los Knicks en los playoffs desde que cayeron 126-85 en Chicago el 25 de abril de 1991.

El segundo juego está programado para el lunes en Miami.