Los españoles Rafael Nadal y David Ferrer se toparán por cuarta ocasión en la final del torneo Conde de Godó tras sortear el sábado sus respectivas series semifinales.

Nadal despachó 6-0, 6-4 a su compatriota Fernando Verdasco y Ferrer se impuso 7-6 (2), 7-6 (5) sobre el canadiense Milos Raonic.

El segundo del ranking mundial ganó las tres finales anteriores del torneo de Barcelona en las que se cruzó con Ferrer.

"David se merece ganar este torneo, son cuatros finales y dos semifinales, lo merece. Más que nada, te diré que si yo perdiera sería el rival con quien menos me dolería porque es quien más lo merece", expresó Nadal.

Ferrer, por su parte, señaló que será un reto disputar nuevamente el título contra el campeón defensor.

"Rafa es diferente, para mí el mejor de la historia en tierra batida y uno de los mejores en todas las superficies. En tierra nunca le he ganado, una vez pero cuando era un crío, ni mucho menos el de ahora", dijo Ferrer. "Mañana intentaré encararlo con más ambición que otras veces, pero cuando he perdido ha sido porque el rival ha sido mejor".

Nadal dominó desde el principio su duelo con Verdasco, al ganar 21 de los 27 primeros puntos. También le robó el servicio tres veces, para finalmente alcanzar su 33er triunfo al hilo en la competencia.

"He jugado uno de los mejores sets en tierra este año, casi perfecto, ha sido más mérito mío que demérito suyo. El segundo ha sido un poco más normal", apuntó Nadal.

Ferrer, por su parte, tuvo más dificultades para superar a Raonic, quien consiguió 15 aces y exhibió la misma potencia que lo ayudó a eliminar a Andy Murray en los cuartos de final.

"Era realmente complicado poder ganar, ha sido en puntos clave donde he podido ganar", expresó Ferrer.

Sin embargo, el español mantuvo en constante movimiento a su oponente canadiense y luego lo despachó en dos desempates para llegar por cuarta vez a la final.

"Es muy difícil hacer cuatro veces final en el Godó, también hacer dos semifinales en los últimos seis años, y también es muy difícil no ganarlo nunca y espero que algún año pueda ganar", expresó Ferrer.