En los tiempos actuales de reducciones a los presupuestos de defensa, Estados Unidos pretende que sus vecinos de Sudamérica le ayuden en los próximos años a vigilar y proteger la región de Asia Pacífico.

En su gira de esta semana por Colombia, Brasil y Chile, el secretario de Defensa, Leon Panetta, destacó la importancia de estas naciones como socios militares en momentos en que China supone un desafío a la influencia estadounidense en varios países de la región.

El fortalecimiento de esta relación militar podría beneficiar a los vínculos económicos y políticos de Estados Unidos en todo el continente, afirman las autoridades de defensa estadounidenses.

Las conversaciones de Panetta con los jefes de defensa de las tres naciones también se enfocaron en el tipo de apoyo que puede proveer Estados Unidos a las acciones militares de las mismas, como las dirigidas contra la amenaza cada vez mayor que representan los ataques cibernéticos, dijeron las autoridades de defensa de alto rango que solicitaron el anonimato porque era privado lo que se trató en las diversas reuniones.

Los funcionarios estadounidense partieron de la región con la idea de que en algún momento pueda darse la oportunidad de conversar con las naciones sudamericanas sobre la posible asistencia de éstas para adiestrar a las fuerzas afganas una vez concluido el retiro de los soldados de combate de la OTAN a finales de 2014.

Las fuentes se abstuvieron de precisar los nombres de las naciones que podrían estar dispuestas a participar en misiones de adiestramiento, para las que se necesitarán asesores tras el retiro de los efectivos militares de otras naciones de la OTAN.

Debido a que hace Estados Unidos distancia su atención de las guerras en Irak y Afganistán, la nueva estrategia militar del Pentágono pone más importancia en la región de Asia Pacífico, donde Corea del Norte es una amenaza cada vez mayor y China refuerza con rapidez su estamento militar así como su influencia política y económica.

El Pentágono se dispone a trasladar más fuerzas a la región del Pacífico. Sus planes incluyen rotar unidades en Australia. Por mucho tiempo, Estados Unidos ha facilitado adiestramiento, equipo, asistencia y seguridad a muchas naciones de Asia Pacífico.

Debido a las reducciones presupuestales inminentes que afectarán a diversas fuerzas militares, Estados Unidos mira hacia los países de Sudamérica para que estos sean socios más activos a nivel global.

"Estados Unidos, al igual que otras naciones, afrontan constricciones presupuestarias, que afectarán el futuro", expresó Panetta en conferencia de prensa en Brasil.

"Y creemos que la mejor manera de abordar el futuro es mediante la concertación de asociaciones, alianzas, para desarrollar relaciones con otros países, compartir información, asistencia, capacidades, y de esta manera podemos proveer mayor seguridad para el futuro", apuntó.