El consejo interino gobernante en Libia sigue negociando la formación de un nuevo gabinete tras decidir el cese del actual, sólo cinco meses después de jurar el cargo, dijeron sus miembros.

El consejo ni siquiera ha formulado un anuncio oficial sobre la decisión de principios de semana de destituir al gabinete. El vocero del consejo, Mohammed al-Hareizi, negó que el organismo haya cesado al gabinete, y otros dijeron que la decisión fue adoptada aunque está pendiente de un acuerdo para reemplazar a los ministros salientes.

Las informaciones contradictorias reflejan la confusión reinante en el órgano decisorio y la lucha por el poder entre los diferentes grupos antes de las primeras elecciones nacionales tras la caída de la dictadura del coronel Moamar Gadafi. De esos comicios saldrán los 200 miembros de una asamblea encargada de formar un nuevo gobierno y redactar una nueva constitución.

Tanto el consejo como el gabinete de el-Keib han sido persistentemente criticados por su ineficiencia en solucionar la multitud de problemas que padece el país — y ambas partes se han recriminado y acusado mutuamente de ser la causa del estancamiento.

Dos miembros del consejo, Fathi Baja y Moussa al-Kouni, dijeron a The Associated Press el jueves que el consejo decidió destituir al gabinete durante un encuentro efectuado la víspera. Empero, agregaron, el consejo decidió no formular públicamente el anuncio hasta que fuera acordado el nuevo gobierno. Baja dijo que 56 de los 72 miembros del consejo asistieron y la mayoría respaldó la moción de censura.

"Hay acuerdo en el consejo para cesar al gobierno de el-Keib", indicó.

El vocero del consejo al-Hareizi dijo que el informe "carece de todo fundamento", según una breve declaración difundida por la agencia noticiosa oficial LANA.

Al-Amin Belhaj, otro miembro del consejo y destacado líder de la Hermandad Musulmana, dijo que el organismo se reunirá el domingo para finalizar la reorganización gubernamental.

___

Michael contribuyó desde El Cairo.