Chile inicia el sábado a la medianoche su horario de invierno, cuya extensión en más de un mes significó un ahorro energético del 7% según un informe oficial.

Con el cambio horario el territorio continental chileno quedará a 4 horas de la hora GMT, mientras que en la polinésica Isla de Pascua la diferencia será de seis horas.

La modificación horaria, que se produce desde 1969 con el propósito de aportar un ahorro energético, se efectuaba tradicionalmente la segunda semana de marzo y se extendía hasta octubre. Pero en el 2010, con motivo del devastador sismo y tsunami del 27 de febrero, se prolongó el cambio, y lo mismo ocurrió el año pasado.

Este año el gobierno decidió también prolongar el horario de verano por la fuerte sequía que afecta a gran parte del país.

El ministerio de Energía informó esta semana que la medida implicó un ahorro de 51 GWh (gigavatios-hora), equivalente a un 7% del consumo en el periodo.

El horario se invierno se extenderá hasta el 1 de septiembre.