La vaca con encefalopatía espongiforme bovina detectada en fecha reciente durante una prueba de rutina fue sacrificada después de que desarrollara cojera y comenzara a quedarse tirada en una lechería, dijeron autoridades federales.

En la actualización del cuarto caso en Estados Unidos de esta enfermedad, también conocida como el mal de las vacas locas, el Departamento de Agricultura dijo el jueves que el animal afectado tenía 10 años y siete meses.

Un portavoz del representante federal Devin Núñez, de California, había dicho el miércoles que la vaca enferma tenía cinco años. El animal provenía de una granja lechera en el condado de Tulare, el principal productor lácteo en el país.

El Departamento de Agricultura no elaboró sobre los síntomas de la vaca y sólo afirmó que a ésta "se le aplicó eutanasia humanamente después de que desarrollara cojera y se quedara tirada".

La vaca era una Holstein que iba a ser enviada a una planta procesadora de desechos animales. Se detectó que el animal tenía encefalopatía espongiforme bovina durante pruebas de rutina en una instalación de transferencia. Los resultados fueron anunciados el martes.

Los animales en peligro mayor de contraer el mal incluyen aquéllos con síntomas de enfermedades neurológicas, aquéllos que están enfermos y que serán sacrificados, otros que mueren en lecherías o en ranchos de ganado por razones desconocidas, y vacas de más de dos años y medio, debido a que el mal ocurre en reses de mayor edad.