Las bolsas en el mundo registraban el viernes debilidad debido a que el incremento del desempleo en España atizó las preocupaciones sobre la crisis de la deuda en Europa y anuló el optimismo derivado de las cifras positivas del sector vivienda en Estados Unidos.

España tenía de hecho la tasa de desempleo más alta entre los países que utilizan el euro como moneda y las cifras que el gobierno difundió el viernes ubicaron la desocupación en poco más de 24%.

La estadística modificó las preocupaciones de que el gobierno podría verse obligado a buscar un rescate financiero tal como hicieron Grecia, Irlanda y Portugal.

El problema estriba en que la economía de España duplica en tamaño la de los tres países, que ya recibieron un rescate financiero. Las demás naciones de la Eurozona podrían tener dificultades a fin de reunir los recursos suficientes para salvar a España.

Al inicio de la jornada bursátil en Europa, el índice FTSE 100 de Gran Bretaña ganaba 0,3% y se ubicaba en 5.769,11 puntos, mientras que el DAX de Alemania avanzaba 0,2% y quedaba en 6.750,678 unidades. En París, el CAC-50 subía 0,5% y alcanzaba los 3.244,82 enteros.

Wall Street se enfilaba a un inicio con altibajos, debido a que las cotizaciones de los futuros industriales del Dow Jones descendían marginalmente a 13.159 puntos y los del S&P 500, 0,1% a 1.397,70 enteros.

Los principales índices de referencia en Asia cerraron a la baja tras las pérdidas iniciales. El índice Nikkei 225 de Japón retrocedió 0,4% y quedó en 9.520,89 puntos tras una ganancia inicial de 1% después del anuncio del Banco de Japón de que ampliará su programa de compra de activos en apoyo a la economía.

El Hang Seng de Hong Kong perdió 0,3% y terminó en 20.741,45 enteros. Los índices bursátiles de referencia de Singapur, Taiwan e Indonesia también cerraron a la baja.

En la parte continental de China, el Indice Compuesto de Shanghai bajó 0,4% y terminó en 2.396,32 unidades y el Indice Compuesto de Shenzhen perdió 0,3% y quedó en 940,35 unidades.