Las autoridades de Malasia sellaron el viernes partes de una plaza pública donde activistas planeaban armar una importante manifestación para exigir mayor transparencia en las próximas elecciones generales.

Se espera que miles de personas se reúnan el sábado cerca de la Plaza Independencia en Kuala Lumpur en busca de provocar cambios en las regulaciones electorales. La manifestación planeada es parte de un esfuerzo apoyado por un grupo de oposición para contener los temores de un fraude electoral que muchos especulan ocurrirá en ñas elecciones generales de junio.

Unas 20.000 personas protestaron para pedir demandas similares en julio. La policía utilizó gas lacrimógeno y cañones de agua para disolver dicha manifestación y arrestó brevemente a 1.600 manifestantes.

Los organizadores de la protesta del sábado insisten que el registro de votantes está manipulado y la Comisión Electoral es parcial. Asimismo, también quieren cambios que le aseguren que los ciudadanos viviendo en el extranjero puedan emitir su voto, además de observadores internacionales y acceso justo de todos los políticos de todos los partidos a los medios de comunicación del Estado.

El primer ministro Najib Razak ha insistido que las actuales leyes del país son suficientes para prevenir irregularidades electorales. Las autoridades electorales dijeron que las otras acusaciones de los activistas no tienen sustento.

Funcionarios de la ciudad colocaron barricadas de plástico y de metal alrededor de la Plaza Independencia el viernes luego de advertir que los manifestantes no tenían el consentimiento legal para usar el área.

La manifestación planeada se da entre intensa especulación de que Najib podría disolver el Parlamento el mes entrante y buscar un nuevo mandato en junio, incluso aunque no se necesite realizar elecciones sino hasta mediados de 2013. El primer ministro se ha negado confirmar los rumores.