El ministro de Defensa israelí dijo que el mundo debe prepararse para detener a Teherán "con prontitud y firmeza" para evitar que adquiera armas atómicas y desate una carrera de armamento nuclear en la región.

En una velada referencia a un ataque militar, Ehud Barak, reconoció que tal operación sería "compleja, riesgosa e impredecible".

Advirtió que una Irán nuclear "sería mucho más compleja, peligrosa e inconmensurablemente más costosa", tanto en términos de vidas humanas como a nivel financiero.

En la fiesta anual del día de la independencia del Ministerio de Defensa israelí, Barak advirtió que "Arabia Saudí, Turquía e incluso Egipto se verían forzados a unirse a la carrera (armamentista)".

Asimismo, predijo que una Irán con armamento nuclear respaldaría "asertivamente" milicias antisraelíes "sembrando terror en la región y en todo el mundo".

Irán niega que busque construir armas nucleares.