Los cabecillas de dos cárteles de la droga rivales tenían previsto acudir a una pelea ahora cancelada del púgil Julio César Chávez hijo en Texas, aunque habían considerado que la contienda deportiva era un "territorio neutral", según un análisis federal de los riesgos de esa cartelera, revelado el viernes por un funcionario.

El funcionario policial, quien conoce el contenido del deporte, habló con The Associated Press a condición de permanecer anónimo por no tener permiso para dar la información. Indicó que el informe fue elaborado por la división de inteligencia del Servicio Federal de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y fue entregado a la policía de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

El rector del sistema de la Universidad de Texas, Francisco Cigarroa, había dicho que la pelea entre Chávez, hijo del legendario púgil mexicano del mismo nombre, y el irlandés Andy Lee no se realizaría en el estadio Sun Bowl de la institución en El Paso por riesgos de seguridad. El Paso es fronteriza con Ciudad Juárez, México, una de las localidades más golpeadas por la violencia relacionada con el tráfico de drogas.

Cigarroa no había dado detalles sobre el reporte de seguridad y se limitó a señalar que había un riesgo "más alto de lo normal".

La policía de UTEP confirmó que recibió el informe federal, pero no entró en detalles.

El reporte señaló que los líderes de los cárteles de Sinaloa y Juárez estarían presentes en la pelea de Chávez, de acuerdo con el funcionario policial. Las organizaciones criminales han librado una guerra sangrienta en Ciudad Juárez por el control de las rutas del tráfico de estupefacientes y de otros negocios ilícitos.

La decisión de Cigarroa, de cancelar la pelea sin dar detalles, causó disgusto entre funcionarios de El Paso y legisladores de Texas, quienes lo acusaron de propagar el temor infundado de que la violencia de las drogas se había propagado a la ciudad estadounidense. Pese a la criminalidad desatada en Ciudad Juárez, El Paso figura entre las urbes con menos índices de delitos violentos en Estados Unidos.

Un día después de la cancelación, agentes locales, estatales y federales en El Paso, incluido un representante del ICE, dijeron que no tenían información creíble de inteligencia sobre alguna amenaza o riesgo de seguridad que se relacionara con la función de boxeo.