Un ex gobernador guatemalteco acusó el viernes a grupos de traficantes de drogas de ofrecer una recompensa por matarlo.

"Hace tiempo recibía mensajes y llamadas. Pero hace poco me informaron que existe una recompensa por mi cabeza y vine a denunciarlo", dijo a The Associated Press Rudel Alvarez, ex gobernador de Petén, una región del norte de Guatemala y con una vasta y porosa frontera con México en donde tiene gran presencia los carteles de narcos.

El ex gobernador señaló como responsable intelectual de las amenazas a un hombre conocido como "El Diablo", pero declinó dar más detalles para no entorpecer la investigación.

Según Alvarez, la persecución que padece es resultado de la lucha activa contra el narcotráfico que ejecutó durante su periodo como gobernador (2008-2012).

Agregó que "es un ajuste de cuentas por los estados de sitio y por la recuperación de 140.000 hectáreas donde se cultivaban drogas".

Durante el gobierno del anterior presidente Alvaro Colom se decretó estado de sitio en Petén después de una masacre en la que 27 campesinos fueron asesinados, en su mayoría decapitados, en una acción que fue atribuida al cartel mexicano de los Zetas en el 2011.

El vocero del Ministerio Público, Ricardo Marroquín, dijo que se había abierto una investigación al recibir la denuncia pero por el momento no se darían comentarios al respecto.

Alvarez sostuvo que entregó "grabaciones con las amenazas que presenté como evidencia" para sustentar su denuncia.

También explicó que no es la primera vez que ofrecen una recompensa por asesinarlo, "anteriormente narcoganaderos ya habían ofrecido 300.000 quetzales (39.000 dólares)".

Guatemala es un país que sufrió 36 años de conflicto armado interno hasta que en 1996 el gobierno y las guerrillas marxistas firmaron un acuerdo de paz. Sin embargo, la post guerra se ha caracterizado por problemas estructurales de violencia e inseguridad ciudadana especialmente por la marginación social, pobreza y los deficientes controles ejercidos en la circulación de armas de fuego. Varias violentas pandillas juveniles operan en el país.

Las extorsiones y el sicariato son practicas comunes del crimen organizado.

Sin embargo, el problema empeoró con el aparecimiento de organizaciones de traficantes de drogas, principalmente mexicanos, debido a la ofensiva que el gobierno de México lanzó contra esos grupos.

Guatemala, un país de 14 millones de habitantes, tiene una tasa de homicidios de 41 por cada 100.000 habitantes, según la ONU, casi tres veces mayor que la del vecino México.

Los principales corredores de droga en Guatemala se encuentran entre las regiones de Izabal y Zacapa, que conducen hacia la costa Caribe, y entre Cobán y Petén, del centro hacia el norte de Guatemala.

La presencia de los carteles mexicanos en Guatemala, en particular 'Los Zetas', llevó al gobierno de Alvaro Colom (2008-2012) a imponer estados de sitio en las provincias de Petén, en mayo de 2011, y en Alta Verapaz en diciembre de 2010.

___

Romina Ruiz-Goiriena está en Twitter como https://twitter.com/romireportsAP