El Senado confirmó a Adam Namm como embajador estadounidense en Ecuador, cinco meses después de que hubiera sido aprobado por el comité de relaciones exteriores.

Namm el único diplomático en el hemisferio occidental que el Senado excluyó el mes pasado cuando aprobó otras seis nominaciones, incluyendo a la funcionaria de mayor rango para la región en el Departamento de Estado, Roberta Jacobson.

Desde que el senador republicano Marco Rubio notificara en diciembre a la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos Wendy Sherman que retiraba su amenaza de bloquear la candidatura de Namm, ningún otro senador expresó públicamente oposición alguna.

Los otros confirmados en marzo fueron Julissa Reynoso como embajadora en Uruguay, Pamela White en Haití, Larry Palmer en Barbados, Phyllis M. Powers en Nicaragua y Jonathan D. Farrar en Panamá.

Al comparecer ante el comité de relaciones exteriores del Senado en noviembre, Namm dijo que no tendría reparos en criticar al gobierno del presidente Rafael Correa pese a que su antecesora en el cargo fue expulsada a comienzos de año.

La embajadora ecuatoriana Nathalie Cely reemplazó en enero a Luis Gallego después de que Quito y Washington expulsaran mutuamente a sus embajadores en abril del 2011 a raíz de que Wikileaks hiciera públicos presuntos cables atribuidos a la entonces embajadora estadounidense, Heather Hodges, en los que esa misión señalaba que había corrupción generalizada en la policía ecuatoriana.

Namm halagó la cooperación de las autoridades ecuatorianas en los esfuerzos antinarcóticos, lo que ha permitido un incremento en los decomisos de cocaína durante 2011, pero calificó como "una decepción" la decisión ecuatoriana de no renovar la estadía de una base militar estadounidense en la población de Manta.

Namm se ha desempeñado desde 2009 como director de la oficina de edificios extranjeros, y ha ejercido diversos cargos en embajadas en Bogotá y Santo Domingo. Esta será su primera designación a un cargo de embajador.

Cely dijo en un correo electrónico enviado a AP que la llegada de Namm a Ecuador "ayudará a promover un diálogo bilateral saludable que nos permita continuar fortaleciendo nuestra relación. Tópicos fundamentales para ese diálogo son cinco: comercio y desarrollo; cooperación; seguridad; inmigración y el ambiente".

El más reciente pronunciamiento público de Washington sobre Ecuador ocurrió el mes pasado cuando expresó cierta satisfacción porque Correa perdonó a un periodista y tres empresarios condenados a indemnizar al mandatario por 42 millones de dólares, pero dejó claro que mantiene su preocupación sobre el respeto a la libertad de expresión en la nación andina.

Correa ha criticado a Estados Unidos recientemente y de manera pública, incluyendo su decisión de ausentarse a la Cumbre de las Américas celebrada este mes en Colombia, en protesta por la renuencia de Washington a aceptar la participación de Cuba.

Otra de las críticas de Correa ha estado dirigida a lo que califica las "grandes distorsiones" de la OEA y su relatoría especial sobre la libertad de expresión, a las cuales acusa de estar sesgadas porque "está financiada en un 80% por Estados Unidos y la Unión Europea".

Estados Unidos aporta casi el 60% del presupuesto total de OEA, con su cuota anual de 48 millones de dólares.

__

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: https://twitter.com/luisalonsolugo