Altos funcionarios de Venezuela y China colocaron el viernes la piedra fundacional de una refinería conjunta que será construida en la próspera provincia de Guangdong, la primera de tres refinerías autorizadas por el gobierno chino en su territorio.

La corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) indicó en un comunicado que los trabajos de construcción de la refinería en Guangdong, en el extremo sureste de China, culminarán en el año 2015 y la inversión global se ha calculado en 8.300 millones de dólares.

"Esta es la primera de las tres refinerías que vamos a hacer en la nación asiática y se corresponde con la presencia de las empresas chinas en la Faja Petrolífera del Orinoco", dijo el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, citado en el escrito difundido en Caracas.

En la ceremonia estuvieron presentes altos funcionarios del gobierno chino, así como directivos de PDVSA y de China National Petroleum Company (CNPC), que opera en la faja oriental del río Orinoco, donde se encuentran las mayores reservas de crudo de Venezuela.

"Por primera vez Venezuela va a tener participación directa en una empresa en territorio chino", destacó Ramírez, quien también se desempeña como presidente de PDVSA, sin dar otros detalles.

La construcción de las refinerías "tiene el más alto valor estratégico. Es importante destacar que en el esquema se proyecta la construcción de tres refinerías con capacidad para procesar 800.000 barriles diarios de petróleo de la Faja", acotó el ministro.

La primera de esas refinerías será capaz de procesar hasta 400.000 barriles de crudo al día, agregó.

Ramírez ha dicho que Venezuela espera elevar en 54% las exportaciones de crudo a China en tres años, y llevarlas hasta un millón de barriles diarios.

El ministro indicó que actualmente el suministro a China alcanza los 600.000 barriles día, equivalente a una factura de 5.000 millones de dólares, lo cual ha incentivado el intercambio comercial de ambos países que, al cierre de 2011, ascendió a 18.000 millones de dólares, en comparación con los 43 millones de dólares de hace 13 años.

Venezuela ha intensificado sus relaciones diplomáticas y comerciales con China como parte de la estrategia del gobierno de Chávez para diversificar su cartera de clientes y reducir la dependencia de las ventas de crudo a Estados Unidos, que sigue siendo su principal comprador, pese a las tirantes relaciones entre Caracas y Washington.

China se ha convertido rápidamente en el mayor prestamista extranjero de Venezuela. Ramírez ha dicho que "la relación con China en términos financieros está 38.000 millones de dólares", en créditos hasta el momento, y que Caracas salda con envíos de petróleo.