Investigadores de Panamá y de Estados Unidos rastrearon el viernes un hostal de una isla turística del Caribe, en un esfuerzo conjunto para encontrar rastros, probablemente de sangre, de una mujer estadounidense desaparecida desde hace meses.

Tareas de búsqueda por tierra y agua no han dado hasta el momento con el paradero de Yvonne Baldelli, de 42 años y oriunda de Laguna Niguel, California, declarada desaparecida en enero, según las autoridades.

El subdirector de la Dirección de Investigación Judicial de la Policía Nacional (DIJ), Alexis Muñoz, dijo el viernes a la AP que agentes de su organismo, del FBI (Buró Federal de Investigación) y autoridades panameñas de medicina forense rociaron un químico en paredes y piso para detectar posibles rastros de sangre en el hostal El Sapo, en isla Carenero del archipiélago de Bocas del Toro, donde Baldelli fue vista por última vez el 26 de noviembre.

Baldelli fue vista en el local junto a un acompañante estadounidense, quien días después salió a Costa Rica y luego retornó a Estados Unidos, señaló Muñoz, entrevistado en su oficina.

Las autoridades buscan con esas pruebas determinar algún indicio de posibles actos de violencia que la estadounidense pudo haber sufrido en ese centro de hospedaje.

Muñoz afirmó que de acuerdo con testimonios de residentes cercanos al hostal, Baldelli y su pareja, identificado como Brian Brimager, tenían frecuentes discusiones y peleas, y que "la relación era violenta o existía mucha violencia doméstica".

Por ello, explicó, "no se puede descartar de que a raíz de algún tipo de discusión se pudo haber dado algún hecho violento, pero eso solamente es una hipótesis, no tenemos la confirmación de que eso sea así".

El hostal es una casa de dos pisos y la pareja estadounidense estuvo allí dos meses, según las autoridades. Muñoz explicó que familiares de Bardelli dijeron que habían perdido total contacto con ella desde fines de noviembre, "por lo cual nosotros pensamos que podemos estar enfrentando un posible delito contra la vida e integridad" de la estadounidense.

"Los indicios de la investigación indican de que ella llegó acompañada... de un norteamericano", quien abandonó el país entre 10 y 12 días después que se los vio por última vez en el hostal, agregó.

Dijo que no fue hasta enero en que una amiga de la familia de Baldelli se presentó ante las autoridades de investigación judicial en Isla Colón, también en Bocas del Toro, con el reporte de la desaparición.

Muñoz dijo que de acuerdo con las investigaciones Baldelli, una costurera y diseñadora de prendas de vestir, vino a Panamá por invitación de su acompañante, de entre 35 y 40 años.

"El la trajo para pasar un tiempo acá y supuestamente él le comunicó a su pareja que estuvo en la milicia en Estados Unidos y él venía a despejar su mente en Panamá", añadió.

Señaló que el hombre cargaba una guitarra y cantaba en las noches en bares de las diferentes islas del archipiélago para recibir propinas de los turistas extranjeros. "Lo que relatan los habitantes es que ella siempre estaba con él, en todo momento, cuando estaba haciendo sus shows artísticos", prosiguió.

La hermana de la desaparecida, Michelle Faust, dijo el miércoles por teléfono a la AP que ella no conocía a ese hombre, pero que un familiar había hablado con él, sin entrar en detalles.

Faust y sus padres participaron junto a las autoridades y lugareños en la búsqueda los últimos días en isla Carenero. Un grupo de buzos traído por el FBI también intervino, sin suerte, según Muñoz.

Faust destacó que su hermana es una mujer "estupenda y talentosa", que llegó a Panamá a establecerse un largo tiempo con el fin de vender vestidos de baño en las playas de Bocas del Toro, la cual atrae a millares de turistas anualmente, muchos de ellos estadounidenses.

Muchos extranjeros deciden quedarse a vivir o adquirir propiedades en esa paradisiaca provincia caribeña, que a mediados del 2010 se vio estremecida por un caso de crímenes en serie que involucró a estadounidenses.

El centro de ese caso es el estadounidense William Dathan Holbert, conocido como "Wild Bill" (Salvaje Bill), quien está preso y enfrenta juicios por la muerte de al menos cinco estadounidenses en esa provincia.

La propietaria del hostal El Sapo, la estadounidense Cheryl Lynn Hughes, figuró entre las víctimas de Holbert.

____

Juan Zamorano está en Twitter como www.twitter.com/Juan_Zamorano