Una dirigente agrícola brasileña pidió el viernes mayores inversiones chinas en la infraestructura del país sudamericano para ayudar a abaratar los costos de exportar a la nación asiática.

La senadora Katia Abreu, presidenta de la Confederación Nacional de Agricultura, declaró durante una visita a China que una asociación más intensa entre los dos países redundará en beneficios para productores brasileños y chinos.

"Las inversiones chinas en puertos y logísticas en general permitirán que los productos agrícolas brasileños alcancen el mercado chino a precios más bajos", declaró Abreu, citada por un comunicado de la Confederación.

China es el mayor socio de Brasil en comercio agrícola, con ventas de ajo, pescado, frijol seco y bacalao, mientras que el país sudamericano vende principalmente soja, que da cuenta de 80% del total de las ventas del sector al mercado chino.

China importó el año pasado 14.600 millones de dólares en productos agrícolas brasileños, equivalente a un tercio de las exportaciones del sector para Brasil.

Ante la creciente importancia económica de China para la agricultura brasileña, Abreu anunció que la organización abrirá en 2013 una oficina en el país asiático para atraer inversiones y promover las exportaciones.

Abreu viajó esta semana a las ciudades chinas de Shanghai y Beijing reunirse con autoridades y empresarios y discutir formas de incrementar la cooperación sino-brasileña.