El nadador Albert Subirats, que por más de una década fue una de las mayores esperanzas doradas de Venezuela en las principales competencias del mundo, se encuentra en una situación desconocida en su exitosa carrera: lucha contra el reloj para lograr la marca mínima para estar presente en su terceros Juegos Olímpicos.

¿La razón? El 2011 fue un año para el olvido para el tritón venezolano, quien primero tuvo que superar el obstáculo puesto en su camino olímpico por la Federación Internacional de Natación (FINA) al suspenderlo por un año, acusándolo de incumplir normas que lo obligan a informar su paradero para someterse a controles antidopaje.

Después una lesión en el hombro terminó de minar sus condiciones físicas, al obligarlo a someterse a una cirugía y posterior ausencia de cinco meses de cualquier competencia.

"El año 2011 fue el peor año de mi vida", dijo Subirats a la AP en una reciente entrevista durante una breve estadía en Caracas, antes de regresar a Arizona, donde a partir de los 17 años perfeccionó su estilo mariposa y realizó estudios universitarios de mercadotecnia.

"Lo peor que todo ocurrió en un año previo a las olimpiadas, la crisis por la suspensión afectó muchísimo y luego la lesión me obligó a detener mi preparación. Ha sido muy difícil alcanzar las marcas (mínimas) para estar en Londres", acotó el nadador de 25 años.

Subirats, que venía de ganar la presea de oro en los 50 metros mariposa del mundial de natación en piscina corta disputado en Dubai en diciembre del 2010, fue sancionado el 7 de mayo de 2011 por no enviar información sobre su paradero durante el primer y cuarto trimestre de 2010 y los primeros tres meses de 2011.

A finales de agosto pasado, el Tribunal de Arbitraje Deportivo revocó la suspensión, argumentando que el atleta "no fue culpable de ninguna violación de las normas antidoping, ya que no recibió ningún aviso previo" sobre la posible infracción de una regla que obliga a los nadadores a notificar a la FINA su paradero durante 18 meses para realizar pruebas de consumo de sustancias prohibidas.

El hijo de inmigrantes catalanes hizo gala de sus condiciones y pese a apresurar su preparación, logró participar en octubre de 2011 en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, donde se alzó con el oro en la prueba de los 100 metros estilo mariposa, además de una medalla de plata y seis de bronce en otras pruebas que tomó parte, todas ellas con el hombro lastimado.

Después de Guadalajara, Subirats decidió tratar con cirugía la lesión, que requirió la colocación de un anclaje en los ligamentos del hombro, esperanzado de recuperarse a tiempo para participar en los distintos torneos preolímpicos.

El Sudamericano de Deportes Acuáticos, realizado en marzo pasado en la ciudad brasileña de Belém, fue la primera competencia en la que estuvo Subirats, luego de cinco meses inactivo por su operación.

Aunque se alzó con la presea de plata en los 100 metros mariposa, el venezolano se quedó corto en su meta de obtener la marca olímpica (52.37), para sellar su pasaporte en los Juegos de Londres 2012.

En ese sudamericano, donde sumó además otra presea de plata y una de bronce, dejó un registro de 52.96 segundos, mientras en los Panamericanos de Guadalajara, por una décima, tampoco logró el cupo.

En mayo, tendrá una nueva oportunidad de hacer la marca.

"Soy optimista, en Brasil fui con sobrepeso y todavía no había alcanzado mi mejor condición, y con todo y eso logré subir al podio", comentó.

"Ahora con una mejor preparación, con una mejor condición, debo lograr la meta clasificar para las Olimpiadas", destacó en alusión a los Juegos Nacionales que se realizarán en Maracaibo, entre el 15 al 19 de mayo próximo.

Subirats espera unirse a sus compatriotas Andreina Pinto y Arlene Semeco, quienes ya están clasificadas y realizarán en junio la última etapa de preparación en la ciudad estadounidense de Sierra Nevada, California.

"Esta primera fase, no esperábamos lograr el boleto por estar en plena recuperación, pero por lo visto, no me queda la menor duda que en Maracaibo clasificará, sus tiempos mejoran día a día", declaró su entrenador personal, Luis Moreno.