La fiscal general Luisa Ortega Díaz anunció el jueves que su despacho no investigará los señalamientos que un ex magistrado formuló contra altos oficiales y descartó la posible solicitud de extradición del ex juez que viajó a Estados Unidos bajo resguardo de la DEA.

Ortega Díaz se refería al ex magistrado Eladio Aponte, quien acusó a algunos altos oficiales de mantener vínculos con el narcotráfico y que recibió llamadas del mandatario Hugo Chávez y del despacho presidencial para manipular ciertos casos judiciales.

La fiscal afirmó que las declaraciones que ofreció a mediados de la semana pasada Aponte a la televisora SOiTV "no son suficientes para iniciar una investigación en Venezuela" y agregó que para abrir un proceso es necesario que el ex magistrado retorne al país y presente sus denuncias.

"Cuando los corruptos se ven descubiertos apuntan con su dedo, denuncian con su dedo fuera del país en espacios o escenarios que son difíciles de alcanzar a través de la justicia venezolana", agregó.

Ortega Díaz descartó que la Fiscalía General vaya a pedir la extradición de Aponte, quien tiene una orden de aprehensión desde el 18 abril.

"El Ministerio Público no tiene conocimiento donde se encuentra él. No se puede pedir extradición sino se sabe exactamente en que país está la persona", agregó.

Las autoridades venezolanas solicitaron la semana pasada a Interpol incluir a Aponte en la lista de los más buscados.

El ex magistrado fue destituido y es investigado por sus supuestos vínculos que el presunto narcotraficante Walid Makled, aunque no pesa ninguna acusación formal en su contra.

Aponte fue destituido el 20 de marzo de su cargo en el Tribunal Supremo de Justicia por la Asamblea Nacional por entregarle una credencial de funcionario judicial a Makled.

El presunto narcotraficante declaró en la víspera a la televisora estatal que el ex magistrado era su socio en una aerolínea y que le pagaba mensualmente unos 69.767 dólares. El ex juez ha negado haber tenido vínculos con Makled.

En cuanto a la denuncia que realizó Aponte de que el vicepresidente se reunía la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, la fiscal general, el presidente de la Asamblea Nacional, entre otros altos funcionarios, para decidir las "líneas conductoras de la justicia", Ortega Díaz dijo desconocer de esos encuentros.

"En cualquier estado todas las instituciones pueden reunirse para fijar estrategias, para las políticas de estado. Eso es normal y yo me he reunido en muchas ocasiones y esas ocasiones han sido informados los medios de comunicación", acotó.

De acuerdo a las autoridades de Costa Rica, Aponte dejó el 17 de abril ese país para viajar a Estados Unidos transportado por funcionarios de la agencia antinarcóticos estadounidense (DEA por sus siglas en inglés) que hasta el momento no se ha pronunciado sobre el caso.

El ministro de Relaciones Interiores, Tareck El Aissami, anunció esta semana que la DEA "sabía" de Aponte desde los años 2006, 2007, pero que "no informó al país, se callaron".