Una fábrica alemana que elabora una resina clave en la elaboración de autopartes estará fuera de operación al menos hasta octubre, informó el jueves su propietario.

La planta de Evonik Industries AG resultó muy dañada por una explosión e incendio ocurridos el 31 de marzo, ocasionando problemas a fabricantes de automóviles en todo el mundo para encontrar materiales sustitutos. La escasez de resina amenaza con afectar la fabricación global de automóviles y camiones justo cuando la recuperación en las ventas de autos en Estados Unidos se está acelerando.

La planta ubicada en el occidente de Alemania es responsable de al menos una cuarta parte de la producción mundial de PA-12, una resina de nilón utilizada en tuberías de carburantes y frenos y en cientos de otras autopartes. Es utilizada incluso en artículos domésticos y deportivos.

La resina PA-12 es única porque no absorbe mucha humedad y resiste el desgaste de conducir gasolina y otros hidrocarburos. La planta también fabrica 70% del suministro mundial de ciclododecatrieno (CDT), un ingrediente clave de la PA-12 que es utilizado por otras compañías que fabrican la resina.

Los fabricantes de automóviles y sus proveedores de autopartes han estado tratando de canalizar sus suministros restantes de PA-12 a la producción de líneas y conectores que conducen combustible y líquido de frenos.

También están tratando de acelerar las pruebas de posibles químicos sustitutos. Hasta ahora ningún fabricante de vehículos ha reportado ninguna disminución en su producción. Pero si la industria no consigue un sustituto, el problema podría ocasionar una escasez de algunos modelos, similar a la que ocurrió el año pasado por el terremoto y tsunami en Japón.

"Por lo que sabemos hasta ahora, se espera que la planta de CDT esté en operación nuevamente en el cuarto trimestre de 2012", dijo Evonik en un comunicado. La compañía señaló además que está ofreciendo a los clientes químicos sustitutos para PA-12 que no requieren CDT. El vocero Thomas Lange dijo en un correo electrónico que la empresa está consultando con clientes para determinar qué es adecuado para conductos de combustible.

A inicios de este mes, Evonik dijo que la planta estaría cerrada por al menos tres meses.

Las autoridades aún están investigando la causa de la explosión, en la que murieron dos trabajadores.