Una jueza militar rechazó el jueves una moción de la defensa para consolidar algunos cargos contra un soldado raso acusado en la mayor filtración de secretos de gobierno en la historia de Estados Unidos.

La coronel Denise Lind estaba aún considerando una moción para desechar el cargo más grave contra el soldado raso Bradley Manning, ayudar a un enemigo, así como peticiones relacionadas con varios cargos más. La jueza no dijo cuándo emitiría un fallo sobre esas últimas.

Pero Lind rechazó el argumento de la defensa de que el gobierno ha agrupado varios cargos duplicados en un intento de incrementar el castigo potencial contra Manning. Por ejemplo, la defensa argumentó que el presunto robo y transmisión de bitácoras de guerra sobre Irak desde un banco de datos de las fuerzas armadas debió haber sido un cargo, no dos.

Lind señaló que un robo puede ser completado ya sea que el material robado se transmita o no. La jueza citó además los "voluminosos registros" involucrados como otra razón por la cual los cargos no deberían ser desechados o consolidados.

Lind dijo que la defensa puede presentar estos asuntos nuevamente con propósitos de influir en la sentencia si Manning es condenado por esos delitos.

La jueza militar no emitió un fallo de inmediato sobre la moción de la defensa para desestimar el cargo de ayuda a un enemigo, el cual conlleva una pena máxima de cadena perpetua en este caso.

Al buscar que sea desechado ese cargo, la defensa argumentó que Manning no tuvo "una intención maligna" de ayudar a al-Qaida cuando presuntamente envió cientos de miles de reportes secretos de guerra de Irak y Afganistán y cablegramas diplomáticos del Departamento de Estado al sitio de internet que divulga datos confidenciales y que es manejado por Julian Assange.

Durante una conversación en internet con un amigo que se volvió informante, Manning dijo que filtró la información porque quería "que la gente viera la verdad".

Los fiscales dijeron que sólo necesitarían probar que Manning sabía que el enemigo vería el material y que lo envió sin autorización.

Manning no ha declarado formalmente sobre su culpabilidad o inocencia en ninguno de los cargos. Tampoco ha decidido si será juzgado por un juez o un jurado. Su juicio está agendado para que transcurra del 21 de septiembre al 12 de octubre.