El ministro de Hacienda Felipe Larraín rechazó el viernes las críticas a la reforma tributaria anunciada por el presidente Sebastián Piñera y dijo que la disminución de los tributos favorecerá a millones de chilenos y permitirá disminuir los altos precios de los combustibles.

Al mismo tiempo el jefe de las finanzas públicas informó que hacia 2015 Chile se convertirá en uno de los pocos países con cero arancel a las importaciones.

Larraín, en rueda de prensa en la sede de gobierno, afirmó que ésta es "una reforma tributaria equitativa y responsable" que velará por el empleo.

"Nosotros queremos avanzar en la educación y en la equidad, pero sin sacrificar las posibilidades de crecer y de crear empleo de esta economía", que el año pasado se expandió 6,1% y este año estaría en torno del 4,5%, señaló Larraín.

A su vez criticó a la oposición centroizquierdista, que ha considerado insuficiente el aumento a los tributos a las grandes empresas, y dijo que cuando tuvieron la oportunidad de hacer cambios una vez en el poder entre 1990 y 2010 no lo hicieron.

El senador y economista Ricardo Lagos Weber, hijo del ex presidente de igual nombre, refutó ese argumento y señaló que la derecha siempre se opuso aprovechando que los gobiernos anteriores no tuvieron mayorías parlamentarias.

"Creo que tenemos una propuesta un poco escuálida", dijo Lagos Weber.

Los opositores centroizquierdistas estimaron que la reforma debería ser más profunda para obtener una recaudación de entre 6.000 y 7.000 millones de dólares que permitiera no sólo profundizar cambios en educación, sino también en salud y en otras materias, como los aportes a las provincias, sostuvo el diputado socialista Carlos Montes.

El senador Hernán Larraín, de la oficialista Unión Demócrata Independiente, fue una de las voces críticas en la coalición gobernante. "Mucho ruido y pocas nueces", expresó. Agregó en Twitter que la "propuesta tributaria del presidente Piñera va en buena dirección, pero se queda corta".

Antes de anunciar los cambios Piñera logró el respaldo de los dos partidos gobernantes y neutralizó el rechazo de la Unión Demócrata Independienteaumento, que exigía una disminución en el impuesto específico a los combustibles.

Piñera y su ministro de Hacienda elaboraron una fórmula que permitirá atenuar los efectos alcistas de los combustibles estableciendo un sistema variable de impuestos.

Además de mantener el impuesto de 20% a las grandes empresas, aumentado en 2010 para financiar la reconstrucción por el devastador terremoto y tsunami del 27 de febrero de ese año, los cambios tributarios que el gobierno propondrá al Congreso disminuirán entre 10% y 15% los tributos que los trabajadores con niveles salariales medios deben pagar. La medida favorecerá a aquellos salarios a partir del equivalente a unos 2.400 dólares. El impuesto a las empresas debía volver el año entrante a 17%.

El ministro de Hacieda destacó que 1,6 millón de personas que tributan entre 40% y 5% disminuirán entre 10% y 15% si la propuesta es aprobada por el Congreso. También otros millones serán favorecidos por el menor pago en impuestos a ciertas transacciones u operaciones.

La oposición, que elaboró una propuesta alternativa, centrará sus fuegos a la reforma en el Senado, donde tiene mayoría. Pero en la Cámara de Diputados el oficialismo, aliado a legisladores independientes, supera a los opositores.

El analista Bernardo Navarrete estimó que la reforma "es de macetero" y no responde a las expectativas que se habían creado. Apuntó que favorece a los sectores de mayores ingresos y que lo único positivo es que disminuye los tramos de los contribuyentes que deben pagar impuestos.

"La recaudación esperada de 700 a 1.000 millones de dólares es irrelevante y no resuelve los problemas de la educación. Va estimular las reivindicaciones de los estudiantes", dijo a la AP.

Agregó que sólo el Transantiago, el sistema de transporte público, requerirá este año subsidios estatales por unos 550 millones de dólares.

Los dirigentes estudiantiles, que este jueves reanudaron sus protestas, también anticiparon opiniones negativas y el domingo se reunirán para adoptar una posición común. La reforma tributaria es un logro de los estudiantes, que el año pasado efectuaron masivas movilizaciones.