Italia se vio forzada a pagar mayores tasas de interés de 1,77% en la última venta de sus bonos a seis meses, en comparación con el 1,11% de la venta de hace un mes.

Las tasas, o rendimientos, italianas se están incrementando en la medida en que se renuevan las preocupaciones de crisis de deuda en la eurozona.

Italia recaudó fácilmente 8.500 millones de euros (11.230 millones de dólares) en una subasta el jueves que tenía una demanda 1,7 veces mayor, en comparación con la demanda 1,5 veces mayor de hace un mes.

Los mercados han estados nerviosos debido a las elecciones en Francia y el reconocimiento de Italia de que no balanceará su presupuesto hasta 2015, en lugar de 2013 como había prometido.