Una organización opositora informó que uno de los presos políticos que fue liberado por gestiones de la iglesia católica, José Daniel Ferrer, se encuentra nuevamente en prisión, desde hace tres semanas.

"Estamos muy preocupados por él", dijo a la AP, el opositor Elizardo Sánchez de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, quien el miércoles envió a medios de prensa su reporte sobre presos políticos en la isla.

Según la Comisión, hay actualmente 50 personas condenadas por delitos contra la seguridad del Estados, la mayoría de las cuales bajo cargos de corte violento como terrorismo, intentos de secuestro o asesinato, y otros 15 considerados presos de conciencia están en sus hogares bajo una licencia extrapenal, una figura jurídica que permite cumplir la condena en libertad, aunque el beneficio puede ser revertido.

Ferrer, de 41 años de edad, residente en la provincia de Santiago de Cuba a unos 800 kilómetros de la capital, forma parte del grupo de presos de conciencia, fue encarcelado en marzo de 2003 y condenado a 25 años de prisión; sin embargo, gracias a una mediación del cardenal Jaime Ortega fue liberado con licencia extrapenal en 2011.

Tras su excarcelación, Ferrer organizó la Unión Patriótica de Cuba, que busca aglutinar a disidentes del oriente del país, y realizó algunas acciones en esa zona.

Según el activista, Ferrer fue detenido por la policía en su casa el 2 de abril y se habría declarado en huelga de hambre en la cárcel, pero no fue posible confirmar este dato, tampoco se informó si pesan nuevos cargos sobre él.