La apertura del último testamento del ex dictador chileno Augusto Pinochet causó gran decepción el miércoles ya que sólo menciona el cambio de albacea y no da detalles sobre el destino de sus millonarios bienes, embargados en el marco de una causa por presunto enriquecimiento ilícito.

El Consejo de Defensa del Estado, que demanda la devolución de varios millones de dólares por supuesto fraude al fisco cometido por Pinochet, anunció que luego de la frustrada gestión pedirá la apertura de otro testamento que data de 2000.

La apertura del testamento, registrado en una notaría de Santiago, fue dispuesta por el tercer juzgado civil de Santiago y había suscitado gran expectativa.

"Contra lo que se esperaba la disposición de este testamento era solamente una modificación de otro testamento del año 2000 ante otro notario y el contenido era exclusivamente la modificación de la persona del albacea o ejecutor testamentario", informó a periodistas Alvaro Quintanilla, abogado integrante del Consejo de Defensa del Estado.

Agregó que el Consejo pedirá la divulgación del otro testamento, en el que se supone están indicados los bienes de Pinochet y su destino, y señaló que los herederos tienen la obligación legal de responder por las deudas del ex dictador muerto en 2006.

Antes de morir Pinochet fue procesado por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de 1973 a 1990 y por fraude al fisco y adulteración de pasaportes bajo los cuales mantenía cuentas secretas en bancos del exterior. La justicia indagó las finanzas de Pinochet luego de que una investigación del Senado de Estados Unidos divulgó en 2005 sus maniobras financieras en entidades del exterior.

Se determinó mediante una auditoría encargada a la Universidad de Chile que la fortuna de Pinochet ascendía a unos 22 millones de dólares, que el Consejo sospecha que habría recaudado mediante comisiones en la adquisición de armas. De esos 22 millones, el Consejo estimó que 17 millones no están justificados.

Por esa investigación y por las violaciones a los derechos humanos Pinochet estuvo bajo arresto domiciliario pero no alcanzó a ser condenado antes de morir. La viuda y tres de sus hijos estuvieron también encausados, pero posteriormente los tribunales dejaron sin efecto el proceso.

Pinochet estuvo también bajo arresto domiciliario durante 510 días en Londres mientras se dilucidaba si era extraditado a España a solicitud del ahora ex juez Baltasar Garzón. Fue devuelto a Chile por razones humanitarias, según el gobierno británico.