Estados Unidos calificó el miercoles como "difícil" su relación bilateral con Argentina porque incluye áreas complicadas como su aislamiento de la comunidad financiera internacional y una cooperación insuficiente en seguridad.

La recién designada subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental Roberta Jacobson dijo durante una interpelación legislativa que Argentina "necesita retomar una relación positiva con la comunidad financiera internacional, tanto por su futuro económico como por el del sistema y los acreedores en Estados Unidos y otros lugares. Esa continúa siendo una parte muy complicada de la relación".

Después de que Argentina cayera en mora en el 2001 por 95.000 millones de dólares en bonos soberanos, un 80% de los acreedores accedieron a una reestructuración de la deuda en el 2005, pero miles de inversionistas decidieron no participar y han apelado a la vía judicial para recuperar pérdidas que estiman superiores a los 30.000 millones de dólares, y que el país pudiera pagar con sus 50.000 millones de dólares en reservas extranjeras.

Al comparecer durante una audiencia sobre América Latina celebrada por el comité de relaciones exteriores de la cámara baja, Jacobson mencionó a la seguridad como otra área que aún no se ha normlizado desde que hace un año las autoridades argentinas decomisaran en el aeropuerto de Buenos Aires un cargamento que personal militar estadounidense llevaba a Argentina para brindar entrenamiento, y que causó profundo malestar en Washington.

"Desde el incidente con el avión militar hace un año no hemos podido trabajar en temas como narcotráfico de la manera en que nos gustaría. Seguimos comprometidos a trabajar con Argentina en muchos temas, como lucha antiterrorista y educación, pero hay obstáculos en la relación", señaló la funcionaria.

Estados Unidos también incluyó por primera vez en marzo a Argentina entre los países que registran mayor lavado de dinero en el mundo en su estrategia para el control del narcotráfico internacional correspondiente a 2012.

Jacobson mencionó la suspensión de las preferencias comerciales a Argentina que Washington decidió el mes pasado como respuesta a la negativa de la nación sudamericana a pagar a dos compañías estadounidenses una compensación cercana a 300 millones de dólares.

Los comentarios críticos de Jacobson surgieron apenas una semana después de que el portavoz del Departamento de Estado advirtiera sobre la posibilidad de que las intenciones del gobierno argentino de expropiar las acciones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), en poder de la petrolera española Repsol, desencadenen un efecto adverso en la economía y en las inversiones de la nación sudamericana.

__

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com./luisalonsolugo