El secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, reconoció el miércoles a Brasil como una potencia mundial en desarrollo y exhortó a la nación a involucrarse más en los esfuerzos de seguridad en el mundo, brindando apoyo en lugares como Africa.

"Nos congratulamos por el creciente fortalecimiento de Brasil. Apoyamos al país como líder mundial y buscamos una cooperación más cercana en materia de defensa porque consideramos que un Brasil más fuerte y comprometido ayudará a fortalecer la seguridad internacional", dijo Panetta en un discurso en el Colegio Superior de Guerra. "Al profundizar esta asociación, la fortaleza de Brasil es mayor incluso que nuestra fuerza".

En particular exhortó a Brasil a trabajar con Estados Unidos para mejorar los ejércitos africanos realizando maniobras militares conjuntas y otros entrenamientos. Autoridades estadounidenses han advertido que los terroristas que provienen de Africa, de grupos ligados con al-Qaida, representan un creciente problema de seguridad internacional.

Panetta, en una visita de dos días al país sudamericano, agregó que Estados Unidos y Brasil están en un punto crucial en su historia y una mayor alianza podría ser una fuerza de paz.

Aunque el tono de Panetta fue amigable en su mayor parte, puso en relieve las tensiones que algunas veces pesan en la relación entre ambas democracias. Su discurso se presentó en un momento en que Estados Unidos se inquieta porque disminuye su influencia económica sobre Sudamérica, donde China se está colocando como un socio comercial de primer orden. China ha superado a Estados Unidos en el comercio con Brasil, Chile y Perú, y es un cercano segundo lugar en Argentina y Colombia.

El presidente Barack Obama ha dicho que esta región es cada vez más importante para la seguridad nacional estadounidense.

Panetta dijo también que las autoridades brasileñas y estadounidenses deben combinar su experiencia técnica y compartir más información sobre ciberseguridad, en lo que llamó "batalla del futuro". El jefe del Pentágono indicó que ambos países tienen "infraestructura determinante que todos los días es blanco de intrusos y potenciales ataques".