Dos importantes negocios minoristas surcoreanos suspendieron el miércoles la venta de carne de res procedente de Estados Unidos después que se descubriera un nuevo caso de encefalopatía bovina en ese país.

La reacción en toda Asia fue nula, mientras Japón indicaba que no había razón para restringir las importaciones.

La segunda y la tercera cadenas de supermercados más importantes de Corea del Sur, Home Plus y Lotte Mart, dijeron que han detenido "temporalmente" la venta de carne de res estadounidense para tranquilizar la preocupación entre los surcoreanos.

"Suspendimos las ventas a partir de hoy", dijo Chung Won-hun, portavoz de Lotte Mart. "No porque hubiera problemas en la calidad de la carne sino porque los consumidores están preocupados".

Corea del Sur es el cuarto principal importador de carne estadounidense al consumir 107.000 toneladas de carne con valor de 563 millones de dólares en 2011.

Japón, que es el tercer consumidor más importante de carne de res y ternera estadounidense, restringió sus importaciones a vacas de 20 meses de edad o menores. "No hay necesidad de cambiar" las reglas de importación en Japón, dijo a los periodistas el secretario en jefe del gabinete japonés, Osamu Fujimura.

Pero el más reciente caso de encefalopatía bovina (conocida como el mal de las vacas locas) pone en riesgo acciones para expandir las ventas de carne estadounidense en Taiwán, donde el gobierno desató protestas recientemente por permitir la venta de carne estadounidense con ractopamina, un aditivo alimenticio de crecimiento.

No hubo respuesta inmediata del gobierno chino. Beijing ya no tiene una prohibición total de carne vacuna estadounidense pero los exportadores no han sido capaces de superar las continuas barreras que involucran la inspección de la carne.

El nuevo caso de la enfermedad de las vacas locas es el primero en Estados Unidos desde 2006. Fue descubierto en una vaca lechera en California, aunque las autoridades de salubridad dijeron que nunca fue una amenaza al abasto de alimento para el país.

La encefalopatía bovina es fatal para las reses y puede causar una enfermedad cerebral mortal para la gente que consume carne contaminada

___

Los periodistas de The Associated Press Peter Enav en Taiwán, Gillian Wong en Beijing y el periodista de negocios de AP Yuri Kageyama en Tokio contribuyeron con este despacho.