La Reserva Federal informó el miércoles que la economía está creciendo moderadamente, pero advirtió que persisten los riegos relacionados con Europa.

Señaló que por el momento no tomará ninguna medida adicional para impulsar la recuperación.

En un comunicado emitido después de una reunión de dos días, el banco central indicó que el crecimiento económico deberá "acelerarse gradualmente", una perspectiva algo más brillante de la que ofreció la vez anterior. La Fed dijo que el mercado laboral se ha fortalecido ligeramente, pero que el desempleo continúa elevado, y dio indicios sobre un alza en la inflación, pero consideró que deberá ser sólo temporal.

Y en una conferencia posterior con la prensa, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo que una compra eventual de bonos por parte del banco central sigue estando "sobre la mesa" en caso de que la economía estadounidense necesite más apoyo.

La Reserva Federal se apegó a su plan de mantener una tasa crucial de interés a corto plazo en casi cero por ciento, al menos hasta finales de 2014. No anunció planes nuevos de mayor adquisición de bonos después de que el programa actual concluya en junio.

La Fed ha realizado dos rondas de compras de bonos del Tesoro y valores con respaldo hipotecario para tratar de empujar a la baja tasas de interés a largo plazo. El objetivo ha sido alentar la toma de préstamos y el gasto.

Su decisión de mantener sin cambio su política era ampliamente esperada, por lo que no hubo reacción en los mercados financieros. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió marginalmente, y el dólar avanzó ligeramente frente a otras divisas. Los índices bursátiles no se movieron mucho.

"Si los mercados estaban buscando cualquier sugerencia de un mayor alivio monetario, este comunicado será una desilusión", dijo Chris Jones, economista de TD Economics.

David Jones, jefe economista de DMJ Advisors, previó que la Fed mantendrá como alternativa otra ronda de adquisición durante el resto del año. Pero ante la lenta mejora de la economía, agregó Jones, es improbable que la Fed implemente tal programa este año.

Críticos han expresado preocupaciones de que el banco central haya incrementado el riesgo de una inflación alta con su campaña para empujar a la baja las tasas durante tanto tiempo como lo ha hecho.

No obstante, Bernanke dijo sentirse "muy tranquilo" con el consenso expresado por la declaración de la Fed, acerca de que las tasas permanecerán "excepcionalmente bajas" al menos hasta finales de 2014.

La decisión de la Fed de mantener el curso fue aprobada con votación de 9-1 por el panel que establece las políticas del banco central: el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, compuesto por miembros de la junta de la Fed en Washington y por cinco presidentes de bancos regionales.