La Fiscalía ordenó la captura de un ex gobernador departamental por su presunta responsabilidad en el asesinato hace ocho años de un indígena en el norte del país.

La directora nacional del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI), Maritza González, explicó el jueves en diálogo telefónico que la orden de arresto la libró un fiscal de la unidad nacional de derechos humanos en contra de Hernando Molina, quien fungió como gobernador del norteño departamento de Cesar entre 2004 y 2007.

Molina es sindicado de haber participado en el asesinato, el 15 de abril de 2004, del líder de la etnia kankuama Oscar Enrique Montero Arias.

A Molina "no lo hemos podido encontrar" para cumplir la orden, agregó la funcionaria.

Varios paramilitares desmovilizados señalaron a Molina de estar implicado en la muerte de Montero en un área rural de Valledupar, capital de Cesar, a 655 kilómetros al norte de Bogotá.

Ya Molina había sido condenado a 90 meses de cárcel por sus probados nexos con las bandas paramilitares en Cesar. La Corte Suprema de Justicia, en mayo de 2010, lo encontró culpable del delito de asociarse con más personas para cometer un número indeterminado de crímenes.

Molina, quien quedó libre tras pagar una porción de su condena como la ley local lo permite, fue elegido gobernador de Cesar en octubre de 2003 como candidato único porque los paramilitares, con amenazas e intimidaciones, hicieron que otros políticos renunciaran a la contienda.