El presidente Sebastián Piñera anticipó que la reforma tributaria que anunciará el jueves recaudará al menos 700 millones de dólares que serán destinados íntegramente a cambios en la educación.

"Este es un cambio muy profundo. Se busca que la educación sea de calidad y equidad. Se establece un sistema de crédito único que favorece al 90% de los estudiantes y el Estado va a proveer los recursos", dijo el mandatario el miércoles en declaraciones a la televisión estatal.

Agregó que "las empresas van a tener que pagar más impuestos".

Piñera no precisó los detalles de los cambios tributarios, pero según versiones de prensa que el gobierno no ha negado se mantendrá en 20% un impuesto a las grandes empresas aplicado desde 2010 para financiar la reconstrucción de las zonas afectadas por el devastador terremoto y tsunami de febrero de ese año. El impuesto aumentó transitoriamente en 2010 de 18% a 20%.

La reforma tributaria responde a las exigencias de los estudiantes, que el miércoles reanudaron las protestas en reclamo de que se aumenten los tributos al sector más rico para financiar la educación. El gobierno ha rechazado la gratuidad de la educación pero el lunes anunció una ampliación de los créditos estatales y una reducción de los intereses de los créditos privados para financiar los estudios universitarios.

Los dirigentes estudiantiles valoraron la medida como un avance pero cuestionaron que no elimina el lucro en los establecimientos educativos que reciben aportes del Estado. En tanto, la oposición política exigió "una reforma tributaria de verdad" y señaló que la recaudación esperada es insuficiente.

El presidente del Senado, el socialista Camilo Escalona, dijo que la oposición, que domina la Cámara Alta, no boicoteará la reforma que Piñera propondrá al Congreso pero que buscará "mejorar la propuesta en el sentido que recaude una cantidad de recursos que le dé tranquilidad al país a mediano plazo".

En declaraciones a radio Cooperativa añadió que se requieren más recursos "porque estamos gastando más de lo que recibimos y en consecuencia empujamos al país en la dirección de endeudarse. Cuando los países se endeudan después los pobres pagan las consecuencias".

No sólo en la oposición la reforma tributaria ha suscitado reparos. En la Unión Demócrata Independiente, el principal de los dos partidos de la coalición gobernante de derecha, la mayoría de los legisladores ha señalado que se opondrá a la iniciativa.

El mandatario recibirá la noche del miércoles en su residencia a los dirigentes de su alianza, a los que informará los detalles de los cambios tributarios que anunciará la noche del jueves.

La Unión Demócrata Independiente ha insistido en que el gobierno reduzca un impuesto a los combustibles, que incide en la inflación.