El gobierno de Chile decidió congelar un incremento de hasta 140% de las tarifas portuarias que aplica a Bolivia después de que La Paz calificó el ajuste de excesivo, unilateral y violatorio de un tratado bilateral.

"Hemos logrado que el gobierno chileno retroceda", dijo el miércoles el vicecanciller boliviano Juan Carlos Alurralde en rueda de prensa.

Explicó que el acuerdo firmado este mes con Santiago deja de lado los incrementos de hasta 140% y fija un ajuste de entre 2% y 7% en las tarifas portuarias que el gobierno y los exportadores bolivianos consideran "racional".

Chile privatizó la administración de sus puertos y entregó al consorcio chileno-peruano TPA el puerto de Arica por donde Bolivia mueve más de 75% de su comercio internacional.

El gobierno boliviano protestó por el aumento dispuesto por TPA que consideró violatorio del tratado de 1904 que garantiza el libre tránsito para Bolivia por puertos del norte de Chile después que este país perdiera su litoral en una guerra con su vecino en 1879.

"Nosotros no reconocemos a un operador privado, nuestro acuerdo es de Estado a Estado", explicó Alurralde.

Bolivia espera que Chile le traspase la administración del puerto de Arica pero las conversaciones han quedado congeladas desde que los dos países interrumpieron negociaciones.

Bolivia demanda a Chile una salida soberana al Pacífico y las negociaciones se han interrumpido desde que el presidente Evo Morales anunció el año pasado que llevará a Santiago ante tribunales internacionales por falta de repuestas a la demanda histórica de su país. Santiago respondió que no tiene problemas pendientes con Bolivia.

El aumento de las tarifas portuarias tensó más las relaciones. Los dos países no mantienen vínculos diplomáticos a nivel de embajadores.

Bolivia dijo que el supuesto incumplimiento del tratado de 1904 podría ser la base de su posible demanda.