Wal-Mart Stores Inc. creó un nuevo puesto ejecutivo internacional de combate a la corrupción, luego de que surgieron reportes de que la cadena de tiendas al menudeo encubrió los resultados de una pesquisa interna que reveló que su subsidiara en México sobornó a funcionarios locales.

El nuevo ejecutivo, que no ha sido designado, se encargará de que la empresa cumpla internacionalmente con la ley estadounidense que prohibe que las empresas de Estados Unidos cometan actos de corrupción en el extranjero.

El nuevo ejecutivo supervisará a cinco directores regionales encargados del acatamiento de la ley. La compañía dijo que también dictará nuevos protocolos para asegurarse de que las pesquisas sobre posibles infracciones a la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero, que data de 1977, se manejen "de manera consecuente e independiente".

Wal-Mart dijo que ha asignado a un director anticorrupción en México, quien reportará de manera directa al nuevo ejecuto global.

"Estamos revisando minuciosamente nuestras políticas y procedimiento en cada país donde tenemos operaciones", dijo el portavoz de Wal-Mart Dave Tovar en un comunicado. "Ello incluye desarrollar e implementar recomendaciones para capacitación sobre la ley contra prácticas corruptas, salvaguardas anticorrupción y controles internos".

Estas medidas son las más recientes que anuncia Wal-Mart luego de que el diario The New York Times reveló el fin de semana los presuntos sobornos en México. La noticia afectó el precio accionario de la compañía y generó investigaciones por parte del Congreso.

The New York Times reportó que Wal-Mart no notificó a las autoridades cuando sus auditores internos hallaron evidencia de que sus directivos habían autorizado el pago de millones de dólares en sobornos a funcionarios mexicanos a cambio de acelerar los permisos de construcción y de otro tipo, lo cual ayudó a la fuerte expansión de la compañía en México.

Dos legisladores demócratas dijeron el lunes que iniciarían una investigación y solicitaron una reunión al director general de la compañía Mike Duke.

El diario The Washington Post, con base en fuentes anónimas, reportó el lunes que el Departamento de Justicia conduce una investigación sobre las acusaciones desde diciembre.

Si se descubre que Wal-Wart violó la ley contra prácticas corruptas, podría ser multada con millones de dólares, sus altos ejecutivos podrían perder su empleo o ir a la cárcel, y la empresa podría sufrir un revés de relaciones públicas.