Los Spurs de San Antonio aseguraron otra vez ser el preclasificado número 1 en la Conferencia del Oeste.

Ahora, lo importante será no echarlo todo a perder de nuevo.

Tim Duncan anotó 18 puntos el lunes para que los Spurs de San Antonio aseguraran el primer puesto en los playoffs de la Conferencia del Oeste y aumentaran su racha ganadora a ocho partidos al vencer 124-89 a los Trail Blazers de Portland.

A los Spurs poco le importa la racha de victorias con dos partidos sin importancia por jugar. Lo importante es que sus tres estrellas lleguen a la postemporada completamente sanos por primera vez desde 2008, y eso seguro significa una semana tranquila para Duncan, Tony Parker y el argentino Manu Ginóbili.

"Es grandioso estar en esta situación, pero como nos pasó el año pasado, alguien puede llegar y echarte fácilmente", dijo Duncan. "Esperemos que logremos un mucho mejor esfuerzo este año y hagamos un mucho mejor trabajo, y nos alejemos de las lesiones".

Con esto, San Antonio vuelve a ser el primer preclasificado en la conferencia, con lo que suman ya la sexta ocasión en la era de Duncan.

Luego de llegar al primer puesto la temporada pasada en contra de todas las expectativas, los Spurs se retiraron siendo apenas el cuarto mejor preclasificado en perder en la primera ronda de playoffs. Este año, es aún más sorprendente. A dos días de que Duncan cumpla 36 años, San Antonio derrotó al joven equipo del Thunder de Oklahoma City para obtener la ventaja de casa en los playoffs.

San Antonio podría conocer a su oponente para la primera ronda de playoffs el martes, cuando Phoenix vaya a Utah en un partido que podría decidir el último puesto para los playoffs en la Conferencia del Oeste.

Danny Green también anotó 18 puntos para los Spurs, mientras que Parker sumó otros 13, y Stephen Jackson y Gary Neal anotaron 12 cada uno. El argentino Manu Ginóbili apenas sumó seis puntos y tres asistencias con 17:19 minutos en cancha.

Duncan no hace predicciones sobre cómo acomodará ek entrenador Gregg Popovich su alineación el resto de la semana para evitar algún susto.

"Obviamente, no queremos que alguien se lastime en una jugada tonta en un juego de estos", dijo Duncan.

En tanto, en Newark, con apenas un poco más de un minuto por jugarse en el último partido de los Nets en Nueva Jersey, el entrenador de los 76ers de Filadelfia, Doug Collins volteó al tablero electrónico y exhaló profundamente.

No tenía nada que ver con que ya no vendría a jugar a Nueva Jersey de nuevo. Pero después de haber arrancado la campaña 20-9 después del cierre patronal, una horrible caída a mitad de temporada y una necesaria buena racha al final, Collins tuvo el alivio de saber que sus 76ers irán a la postemporada por segundo año consecutivo.

Filadelfia se embolsó el lunes la última plaza para los playoffs en la Conferencia del Este y de paso estropearon el último partido de los Nets en Nueva Jersey al vencerles por 105-87. Los Nets terminan un período de 35 temporadas en Nueva Jersey y para la próxima temporada el equipo jugará en Brooklyn, Nueva York.

"La adversidad puede mandarte abajo o hacer que te unas y te vuelvas más fuerte", dijo Collins. "Creo que nuestros jugadores han hecho eso. Todos los equipos pasan por eso, especialmente en una temporada como esta, en que los partidos están apilados uno tras otro sin que haya prácticas, ni días de descanso, cinco partidos en siete noches en cinco ciudades diferentes, tres partidos seguidos. Estoy muy orgulloso de mis jugadores. Realmente lo estoy. Respondieron al timbrazo y cuando vi que quedaba un minuto por jugarse y me di cuenta que estaríamos en los playoffs, fue una sensación muy satisfactoria".

En otros partidos del día: Washinton venció 101-73 a Charlotte; Indiana 103-97 a Detroit; Milwaukee 92-86 a Toronto; y Memphis 109-101 a Cleveland.