El senador demócrata Charles Schumer dijo el martes que si la Corte Suprema ratifica las leyes migratorias adoptadas por seis estados presentará una iniciativa para limitar la autoridad de los gobiernos estatales en el ámbito migratorio.

Calificó las leyes de "contraproductivas e inconstitucionales" durante una audiencia del subcomité para inmigración, refugiados y seguridad fronteriza.

Como un adelanto de las dos visiones completamente opuestas que argumentarán el miércoles ante la Corte Suprema, el autor de la ley en Arizona Russel Pearce también compareció en el subcomité para defender la norma y acusar al gobierno del demócrata Barack Obama de no ser riguroso en cuanto al cumplimiento de leyes migratorias.

Pearce justificó todos los puntos de la ley SB 1070 cuestionados por Schumer como la aceptación de solamente ocho documentos para demostrar status legal, mientras el gobierno federal acepta 53. Otro de los puntos fue la consideración de la vestimenta de la persona detenida como factor de sospecha de residir en Estados Unidos sin la debida autorización.

Afirmó que los agentes tienen una línea telefónica para aclararles dudas sobre los documentos a aceptar, y dijo que la vestimenta por sí sola no basta para que alguien sea sospechoso.

"Durante el entrenamiento, es una compilación de elementos lo que crea sospecha. Es degradante para las fuerzas policiales asumir que no saben cómo hacer su trabajo", señaló.

Schumer expresó su reconocimiento a la integridad de Pearce por acudir al Senado en defensa de la ley, ya que ningún funcionario en funciones en el gobierno de Arizona aceptó la invitación, incluyendo la gobernadora Jan Brewer que le dio el ejecútese en 2010. Tampoco participaron los cinco senadores republicanos designados en el subcomité.

El debate ascendió a la Corte Suprema después de que el Departamento de Justicia interpusiera acciones legales que han impedido la aplicación total de leyes vigentes en Alabama, Arizona, Carolina del Sur, Georgia, Indiana y Utah, alegando que inducen a la discriminación de personas pertenecientes a minorías étnicas, principalmente hispanos.

Las leyes exigen que todos los inmigrantes porten constantemente documentos de identidad y permiten a la policía preguntar el estatus migratorio de cualquier persona si sospecha de que estén sin permiso en el país.

Schumer alegó que los "Fundadores de la Patria dieron al Congreso poder plenario sobre las leyes migratorias" y que la Corte Suprema ha interpretado reiteradamente que "el fundamento de las leyes migratorias y la manera en que se implementan son áreas exclusivas del gobierno federal".

Pearce respondió que "no todas las acciones estatales relacionadas a inmigrantes ilegales son primero jurisdicción de gobierno federal. Estados Unidos tiene un sistema de soberanía dual. Solamente la determinación de quién debería ser admitido o no en el país, y las bajo las cuales la persona puede permanecer, es la regulación de inmigración. Siempre que los estados no interfieran con las aplicación de leyes por parte del gobierno federal, los estados tienen la autoridad incontestable de legislar en áreas relacionadas a inmigración".

Schumer reiteró la acusación demócrata de que los senadores republicanos "ni siquiera se sientan con nosotros" a discutir un proyecto de ley para una reforma migratoria integral, que resuelva la situación de 11 millones de extranjeros que residen en Estados Unidos sin la debida documentación.

Schumer anunció que si la Corte Suprema ratificara la ley de Arizona, presentará un proyecto de ley que estipularía explícitamente que los gobiernos estatales solo pueden participar en la detección y detención de inmigrantes no autorizados si tienen un acuerdo con el gobierno federal, y si son supervisados y entrenados por agentes federales.

__

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com./luisalonsolugo