Santos de Brasil deberá enfrentar nuevamente a la altura de La Paz, esta vez ante Bolívar, cuando visite el miércoles al club boliviano en el partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores.

El equipo de Muricy Ramalho, que se clasificó primero en su grupo, cayó 2-1 en La Paz ante The Strongest en la fase de grupos. Ahora se topará con un sólido Bolívar que se clasificó después de 12 años a la segunda fase del torneo continental.

Santos sólo ha ganado una vez en La Paz en la Libertadores, y fue en 1962 con el mítico Pelé. Ahora apuesta a la magia de Neymar, el nuevo prodigio del fútbol brasileño, para avanzar y revalidar el título que conquistó la temporada pasada.

"No hubiera querido volver nunca más a La Paz. Pero tenemos que pasar por esto y ganar el juego", dijo el capitán Edú Dracena.

No serán de la partida el defensor Pará y el centrocampista uruguayo Jorge Fucile. Pará será reemplazado por Maranhao.

El equipo llegó el domingo a Santa Cruz, en el oriente boliviano, donde completa su preparación, y el miércoles viajará a La Paz horas antes del partido.

En cambio, Bolívar espera enviar a la cancha a su goleador, el uruguayo William Ferreira, que se perdió la primera fase del campeonato por un desgarro en la pierna izquierda. Está recuperado pero no en toda su capacidad futbolística, según dijo el técnico Angel Guillermo Hoyos.

El volante argentino Lucas Scaglia retornará al equipo boliviano tras cumplir una sanción y será pieza clave para armar el ataque y frenar a Santos.

La decisión de adelantar el partido por una semana causó molestia en Hoyos, quien dijo que esta situación perjudica el trabajo de sus dirigidos. "Ahora a recomponer la situación lo mejor que se pueda, porque a la planificación le pegaron una patada", señaló.

El partido se jugará en el estadio Hernando Siles de La Paz situado a 3.600 metros de altitud desde las 20.50 (0050 GMT).