El juicio del hombre acusado de asesinar a tres familiares de Jennifer Hudson se reanudó el martes, cuando la cantante y actriz escuchó la dolorosa descripción de un policía que encontró a dos de las víctimas.

Hudson se sentó junto a su prometido tras haber servido como testigo el lunes en el primer día de juicio. En el segundo día de testimonios, los fiscales se enfocaron en presentar evidencia de la escena del crimen en el caso contra el ex cuñado de la artista, William Balfour.

Hudson inclinó la cabeza y cerró los ojos cuando oyó al oficial David Dowling describir el momento en que halló el cadáver de su madre en el piso de la sala con heridas de bala en la espalda.

Hudson no se movió cuando Dowling describió cuando encontró a su hermano muerto en su cama por un disparo en la cabeza, tapado por las sábanas como si estuviera durmiendo.

Balfour estaba separado de su esposa, la hermana de Hudson, al momento de los asesinatos. Se ha declarado inocente de matar a la madre, el hermano y el sobrino de siete años de Hudson.

Hudson, con una chaqueta negra y falda verde, se sentó en un banco en la cuarta fila a la vista de los jurados. Su hermana Julia Hudson, la ex esposa de Balfour, se sentó a su izquierda.

Los fiscales de Chicago causaron revuelo el lunes al convocar a la actriz ganadora del Oscar y finalista de "American Idol" como su primer testigo, pero el martes comenzaron a entrar en los detalles más sórdidos del caso.

Sin testigos que hayan sobrevivido a los crímenes, los fiscales deben presentar una enorme evidencia circunstancial para demostrar que Balfour cometió los asesinatos el 24 de octubre de 2008. Se anticipa que en los próximos días presentarán grabaciones de llamadas a celulares e imágenes tomadas por cámaras de seguridad que muestran a Balfour en la zona donde se cometieron los crímenes, algo que niega el acusado.

Otro de los retos será relacionar a Balfour con la presunta arma con la que se cometieron los asesinatos, una pistola plateada con negro calibre .45 colocada el lunes sobre una pila de papeles en la mesa de la fiscalía, a la vista de los miembros del jurado y de Jennifer Hudson.

La defensora pública Amy Thompson dijo a los jurados en sus argumentos iniciales que el ADN encontrado en el arma no coincidía con el de Balfour, lo que lo excluía por completo de ser el asesino. Pero los fiscales afirman que Balfour atacó a la familia en un horrible acto de venganza en contra de su ex esposa.

Poco después de que los fiscales y Thompson presentaron sus argumentos, Jennifer Hudson subió al estrado y por momentos sucumbió a las lágrimas al relatar su desgarrador testimonio. Hudson, quien estaba en Florida al momento de los homicidios, habló de su familia y de su reacción cuando su hermana Julia Hudson le dijo en 2006 que se casaría con Balfour.

"Ninguno de nosotros queríamos que se casara con él", dijo la actriz de 30 años con la voz entrecortada.

Después Julia Hudson describió cómo Balfour solía amenazarla a ella y a su familia, luego que lo rechazó en mayo de 2008.

"Dijo: 'Si me dejas serás la última en morir. Voy a matar a tu familia primero''', relató igualmente conmovida.

Pero durante los interrogatorios de la defensa Julia reconoció que siguió teniendo relaciones sexuales con Balfour antes de los asesinatos.

Balfour sería sentenciado a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional de ser hallado culpable de dos de los homicidios.

___

Michael Tarm está en Twitter como: www.twitter.com/mtarm