La pobreza, la ignorancia y la proliferación de armamento son obstáculos formidables, aunque es posible alcanzar la paz si los líderes mundiales están más dispuestos a dialogar y la juventud es animada a participar, afirmaron el martes los ganadores del Nobel de la Paz en su reunión anual.

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter, el soviético Mijaíl Gorbachov y el polaco Lech Walesa figuraron entre los ganadores que acudieron a Chicago a su foro de tres días.

El encuentro concluirá este miércoles, semanas antes de que el presidente estadounidense Barack Obama, ganador de un Nobel de la Paz, y los líderes de la OTAN acudan a Chicago para una conferencia cimera. Obama no asistió al encuentro del lunes.

Carter dijo que, como última potencia global, Estados Unidos tiene la responsabilidad de ser un líder de la paz y dar ejemplo al resto del mundo. En lugar de ello, agregó, Washington "se inclina demasiado por la guerra" y considera abrir un nuevo frente bélico, "quizá con Irán".

"La humanidad debe decir que la guerra es lo último" y que las negociaciones son lo primero, dijo Carter en un seminario de trabajo con Gorbachov, Walesa y el ex presidente sudafricano F.W. de Klerk.

Todos acordaron que muchos jóvenes deben adoptar los ideales de la paz — incluyendo los derechos humanos, la justicia y la protección del medio ambiente — ya sea en el resto del mundo o en sus comunidades.

Empero, De Klerk dijo que muchos son vulnerables a las malas influencias debido a la deficiente enseñanza, la pobreza y el desempleo.

"Son vulnerables porque nada tienen que perder", agregó.

Fue la primera vez que el encuentro es efectuado en América del Norte. El lunes los laureados visitaron varias escuelas públicas de Chicago.

El ex presidente Bill Clinton pronunció el lunes por la noche el discurso inaugural en una cena de gala, en la que el actor Sean Penn recibió un galardón por su trabajo en Haití.

Clinton contó sus experiencias con los líderes israelíes y palestinos, los conflictos de la desaparecida Yugoslavia y Ruanda cuando fue presidente y como director de la Fundación Clinton.

"Hay que encontrar además la forma de llenar el vacío existente entre dónde estamos y dónde deberíamos estar", dijo Clinton.

La cumbre de la OTAN tendrá lugar el 20 y 21 de mayo. Chicago debería haber sido además sede de la cumbre del G-8, que fue trasladada al retiro presidencial de Camp David, en Maryland.