La confianza de los estadounidenses en la economía descendió apenas levemente en abril frente al mes anterior, un hecho considerado positivo dado el aumento de los despidos laborales y la caída del valor de la vivienda.

La Conference Board, un grupo privado de investigación, reportó el martes que su Indice de la Confianza Consumidora cayó a 69,2 puntos, respecto de 69,5 en marzo. Los economistas habían pronosticado una lectura de 70. En febrero el nivel fue de 71,6 puntos, el mayor en un año.

La confianza consumidora es seguida atentamente porque el consumo representa el 70% de la actividad económica en Estados Unidos. El presente nivel es muy inferior a los 90 puntos que indican una economía saneada. En febrero del 2009, cayó a 25,3 puntos.

"La confianza consumidora no ha cambiado en abril, tras un modesto retroceso en marzo", dijo Lynn Franco, directora del Centro de Investigaciones del Consumo de la Conference Board. "En general, los consumidores están más animados por el estado de la economía, pero siguen actuando con suma cautela".

Los economistas siguen atentamente el comportamiento consumidor porque el aumento de los despidos laborales y la decepcionante venta de viviendas indican que por tercer año consecutivo la economía estadounidense ha sufrido una desaceleración en el segundo trimestre.

El informe de la Conference Board, basado en un sondeo efectuado entre el primero y el 12 de abril entre unas 500 personas de todo el país seleccionadas al azar, resalta la desconfianza con que los estadounidenses siguen mirando el mercado laboral.

La ausencia de confianza se observa luego que, en el último mes, aumentó el número de personas que solicitaron prestaciones por seguro de desempleo, a su mayor nivel en tres meses. La patronal creó el mes pasado 120.000 empleos — la mitad que la tasa de diciembre a febrero y mucho menos que los 210.000 pronosticados por los economistas.

El índice del desempleo bajó del 8,3% en febrero al 8,2% en marzo, debido principalmente a que muchos estadounidenses han dejado de buscar trabajo.

Mientras tanto, el mercado de la vivienda sigue siendo débil, según datos difundidos el martes. La venta de casas nuevas cayó en marzo en la mayor proporción en más de un año, según el Departamento de Comercio.