Una comisión de ética en San Francisco comenzó a fijar las reglas que seguirá para definir el caso de mala conducta abierto contra un jefe policial suspendido tras de que se le acusara de violencia familiar que afectó a la esposa venezolana del funcionario.

La comisión de cinco miembros se reunió el lunes por primera vez para considerar la suerte de Ross Mirkarimi, ex supervisor de la ciudad y elegido recientemente al cargo de alguacil.

En marzo, Mirkarimi se declaró culpable de un cargo por el delito menor de encarcelamiento ilegal después de que se le acusara de hacerle un moretón en el brazo a su esposa, la actriz Eliana López, durante una discusión la noche del fin de año.

Según la publicación digital San Jose Mercury News (http://bit.ly/J6dwpF), la comisión fijó las fechas para que ambas partes entreguen informes que tendrán carácter legal. El panel se reunirá de nuevo el 29 de mayo para decidir si escucha testimonios, así como las fechas y la manera de presentación de los mismos.

Mirkarimi impugna las acciones del alcalde Ed Lee para suspenderlo sin paga y retirarlo del cargo permanentemente. Lee señaló que las acciones del alguacil estaban "por debajo de los estándares de la decencia y la buena fe".

Después de que Mirkarimi aceptara declararse culpable, los fiscales le desecharon otros tres cargos por delitos menores, incluyendo violencia doméstica, poner niños en peligro y disuadir a un testigo.

Inmediatamente después de una sentencia, en la que se ordenó al jefe policial cumplir libertad condicional y someterse a terapia, Lee se reunió con Mirkarimi y le pidió que renunciara o de lo contrario enfrentará una investigación por mala conducta.

Mirkarimi, desafiante, se negó a dimitir y señaló que sus acciones no constituyen mala conducta oficial.