Brasil espera ver una expansión de su economía los próximos años, impulsada por la fuerza de su mercado interno y el crecimiento de las inversiones, según un informe divulgado el martes.

El informe Economía Brasileña en Perspectiva de abril y mayo del Ministerio de Hacienda, apuntó a una aceleración económica en los próximos años para alcanzar un crecimiento de 4,7% como promedio en el período 2011-2014, por encima del 1,7% de promedio entre 1998-2002.

"La fuerza de nuestro mercado interno y un gran énfasis en las inversiones como conductores del crecimiento, son cruciales para una expansión equilibrada", señaló el documento.

Según el informe, el mercado interno se fortaleció con el crecimiento de la clase media brasileña, que en 2011 llegó a abarcar 55% de la población, equivalente a 105 millones de personas. Hasta 2003, los sectores pobres representaban la mitad de la población.

La expansión de la clase media fue el resultado del crecimiento económico sostenido acompañado de políticas sociales de distribución de ingreso y un aumento en la oferta educativa.

Paralelamente, señaló el informe, el mercado laboral ha mostrado fuerza incluso en escenarios de bajo crecimiento económico, como en 2011 cuando el producto interno bruto creció 2,7%. Ese año, el desempleo alcanzó su nivel más bajo de los últimos años, 6%, y continuó así en los primeros meses de 2012 con 5,7% de desocupación en febrero.

El informe mantuvo también proyecciones de reducción inflacionaria para este año, con una previsión de 4,4% para el final de 2012, por debajo del centro de la meta oficial de 4,5%.

Tal escenario positivo para la economía brasileña se da a despecho de los nubarrones que persisten en el escenario internacional.

Según el documento, el panorama internacional es más favorable a inicios de 2012 de lo que era el año anterior, aunque persisten riesgos por los crecientes precios del petróleo, la recesión que acosa a varios países europeos y el enfriamiento de la economía china, principal socio comercial de Brasil.