El Banco de Grecia pronosticó una contracción del 5% en la actividad económica nacional en el 2012.

El gobernador del banco central George Provopoulos formuló el pronóstico durante la presentación del informe anual ante la asamblea general de la entidad.

La Unión Europea pronosticó una contracción del 4,75% en el producto bruto interno griego para este año.

Provopoulos pidió a los partidos políticos que no alteren las medidas de austeridad tras las elecciones generales del 6 de mayo, y advirtió que la incertidumbre política tendrá consecuencias "especialmente perniciosas" para la economía helena.

Los sondeos de opinión indican que ninguno de los partidos tradicionales más importantes — socialistas y conservadores — obtendrán votos suficientes para formar gobierno sin una coalición.