El "Beau Sancy", uno de los diamantes más antiguos y famosos del mundo que está en manos privadas, será subastado por la casa Sotheby's y podría alcanzar un precio de 4 millones de dólares.

Quien no tenga el dinero para comprar la resplandeciente gema en forma de pera de casi 400 años de antigüedad y 34,98 quilates, puede verla en exhibición en París, y luego en Londres y Zurich antes de que sea subastada en Ginebra el 14 de mayo.

El diamante "tiene una fascinante historia y realmente es una venta que sucede sólo una vez en la vida", dijo David Bennett, jefe de joyas en Sotheby's.

"Cuando fue creada en el siglo XVI, el corte de pera era nuevo, audaz, y por eso se volvió la joya más buscada de su época. Antes del Beau Sancy, todos los diamantes eran rudimentarios".

Tal era la fama del diamante en 1604 que el rey francés Enrique IV la compró al primer dueño, el barón de Sancy, como regalo para su elegante esposa María de Médici, una de las mujeres más acaudaladas de Europa.

Después del asesinato del rey, ella cayó en la pobreza y tuvo que vender la joya, la cual cortó de las famosas minas de gemas de la ciudad india de Golconda.

Con el tiempo, el diamante pasó por cuatro familias europeas de la realeza, incluyendo la Casa de Orange de Inglaterra. Sus propietarios más recientes son los descendientes del último emperador de Alemania.