Media docena de personas han muerto en un pueblo del norte de República Dominicana que registra el resurgimiento de un brote de cólera, informaron el lunes las autoridades sanitarias, que buscan más casos sospechosos.

Algunas de las víctimas mortales tenían otras enfermedades, como diabetes e insuficiencia renal, que se complicaron con la presencia del cólera, dijo la viceministra de salud en la zona, Yadira Pérez.

La funcionaria narró que la última de las víctimas del cólera fue una anciana de 90 años que debido a una insuficiencia renal estaba sometida a diálisis.

Las seis víctimas residían en el pueblo de Tamboril, 160 kilómetros al norte de la capital, donde más de 500 personas han sido atendidas en las últimas tres semanas por diarrea y vómito, dos de los síntomas del cólera.

José Rodríguez Aybar, encargado de Salud Colectiva del ministerio de Salud, aseguró el lunes en conferencia de prensa que el lunes sólo había 17 personas hospitalizadas con síntomas de la infección en Tamboril.

El funcionario dijo que un equipo médico de más de 100 personas realiza labores de saneamiento e higienización en Tamboril y busca nuevos casos sospechosos para proveerles asistencia médica.

El ministro de Salud, Bautista Rojas, había explicado la semana anterior que el cólera y la gastroenteritis que afectaba a Tamboril se debía a que recientes inundaciones rompieron el drenaje, contaminando el agua potable. Las tuberías ya fueron reparadas.

El cólera se transmite a través del consumo de alimentos y bebidas contaminadas con materia fecal portadora de la bacteria Vibrio cholerae.

El primer caso de cólera en República Dominicana fue reportado en noviembre de 2010, semanas después de que comenzó una epidemia en el vecino Haití que ha provocado en ese país más de 7.000 muertes y ha afectado a otras 530.000 personas.

Estadísticas de ministerio de Salud de República Dominicana muestran que en este país han muerto 168 personas y se han reportado más de 22.500 casos sospechosos.