Unas 2.000 toneladas de petróleo se han derramado en un yacimiento en el norte de Rusia, informó el lunes un funcionario ruso.

El accidente ocurrió en el distrito autónomo de Nenets el viernes, cuando los técnicos estaban trabajando en un pozo petrolero. El crudo estuvo brotando casi dos días antes de que los trabajadores lograran sellar la fuga el domingo.

Vladimir Bezumov, jefe de la Agencia Medioambiental en el distrito, dijo que el vertido del fin de semana arrojó entre 800 y 2.000 toneladas de crudo, y dañó al menos 8.000 metros cuadrados (86.112 pies cuadrados) de tierra.

El funcionario indicó que la agencia prepara una demanda contra las compañías petroleras después que termine la limpieza.

Una investigación de AP el año pasado mostró que al menos 1% de la producción anual petrolera de Rusia, unas 5 millones de toneladas, se derrama cada año, de acuerdo con varios cálculos.