Jennifer Hudson rompió en llanto el lunes mientras rendía declaración en el juicio del hombre acusado de matar a su madre, su hermano y su sobrino de siete años en un ataque de celos hace cuatro años.

La cantante y actriz fue la primera testigo llamada al estrado luego que los fiscales y abogados de William Balfour terminaron de presentar sus argumentos iniciales. Durante su breve pero emotivo testimonio, le dijo a los jurados que su familia no quería que su hermana se casara con Balfour y habló de la última vez que vio a sus familiares con vida.

Hudson, ataviada en un vestido negro conservador y el cabello recogido en un moño, lució al principio serena cuando un fiscal empezó a interrogarla. Pero el testimonio se tornó cada vez más difícil, y comenzó a llorar al hablar del domingo que vio a su familia antes de los asesinatos y luego cuando un fiscal le mostró una fotografía de su madre.

Su voz también se quebró al describir su reacción cuando su hermana, Julia Hudson, le dijo que iba a casarse con Balfour.

"Ninguno de nosotros quería que se casara con él", dijo, luchando por contener las lágrimas. "No nos gustaba cómo la trataba", expresó.

Balfour se ha declarado inocente de tres cargos de homicidio premeditado por las muertes ocurridas el 24 de octubre del 2008.

Previamente un fiscal le pidió a Hudson que identificara al acusado. Hudson señaló a Balfour.

"Está allí sentado", dijo.

Balfour miró a Hudson, pero mostró poca emoción durante el testimonio de la artista y durante la presentación de argumentos iniciales.

Tras más de 30 minutos en el estrado, Hudson tomó un puñado de pañuelos de papel y caminó lentamente por el juzgado, pasando frente a los jurados. Entonces se sentó junto a su prometido, David Otunga, mejor conocido por su participación en el reality show de VH1 "I Love New York".

Julia Hudson declaró la tarde del lunes confirmando que su familia desaprobaba su relación con Balfour. Jennifer Hudson la miraba desde un banco en la cuarta fila.

Durante la presentación de argumentos iniciales, el fiscal Veryl Gambino dijo que Balfour comenzó a amenazar con lastimar a la familia tras mudarse de la casa de Hudson. El divorcio de Balfour y Julia Hudson quedó formalizado el año pasado.

"Esas no fueron amenazas vanas ... Eran advertencias de muerte de lo que vendría", dijo Gambino al jurado en el condado de Cook.

La abogada defensora Amy Thompson le ofreció a los jurados otra versión de los asesinatos, diciendo que la policía se los achacó a Balfour porque se sintieron presionados a efectuar un arresto.

"Tan pronto como eso (el hecho que una celebridad estaba vinculada con el caso) se supo, supieron que la cobertura mediática explotaría", dijo Thompson. "La policía estaba atrapada en una situación difícil. Tenían que encontrar a su hombre y rápido"

El principal fiscal en el caso, James McKay, ha dicho que el día antes del ataque, en el cumpleaños de Julia Hudson, el acusado le dijo, "Si algún día me dejas te mato, pero primero mato a tu familia". La mujer no se lo tomó en serio, dijo McKay, porque Balfour no había cumplido antes ninguna de sus amenazas.

Los fiscales dicen que Balfour se enfureció por unos globos que vio en la casa que pensó eran de un nuevo novio de Julia Hudson. Esta le dijo a los investigadores que el día de los asesinatos, vio a Balfour quedándose frente a la casa mientras ella se iba a trabajar como chofer de un autobús escolar.

Los fiscales dicen que Balfour volvió a entrar alrededor de las 9 a.m. y usó una pistola calibre .45 para matar a la madre de Hudson, Darnell Donerson de 57 años, en la sala, y a Jason Hudson, de 29 años, dos veces en la cabeza en su cama.

Presuntamente se llevó la camioneta de Jason Hudson con el hijo de Julia Hudson, Julian King, adentro. Las autoridades dicen que le disparó al menor en la cabeza mientras éste estaba en un asiento trasero. Sus restos fueron encontrados en el vehículo abandonado a pocas millas tras una búsqueda de tres días.

No se sabe de testigos ni está claro qué evidencia física existe, sea huellas dactilares o ADN. Los fiscales dicen que las autoridades encontraron residuos de bala en el volante del auto de Balfour. Pero la defensa alega que esa y otra evidencia es circunstancial.

Una pistola recuperada en un terreno cerca del lugar donde la camioneta fue hallada y será presentada como el arma asesina. Durante su presentación de argumentos, Thompson dijo que el ADN hallado en la pistola y huellas dactilares en la camioneta coincidían con los de Balfour.

De ser hallado culpable de por lo menos dos de los tres cargos de asesinato, Balfour, de 30 años, quien se encontraba bajo libertad condicional al momento de las muertes tras cumplir casi siete años por intento de asesinato y secuestro vehicular, sería condenado a cadena perpetua sin derecho a libertad vigilada. El juicio podría durar un mes.

Jennifer Hudson, finalista de "American Idol" del 2004 y ganadora de un Oscar en el 2007 por su papel de reparto en "Dreamgirls", tiene previsto asistir todos los días en los que se rinda testimonio. El juez Charles Burns le ha instruido a los jueces que dejen de lado cualquier sentimiento de lástima hacia Hudson y decidan un veredicto estrictamente en base a las declaraciones.

___

Michael Tarm está en Twitter como www.twitter.com/mtarm