Aviones de combate sudaneses bombardearon un yacimiento petrolífero en Sudán del Sur, donde mataron a por lo menos dos personas horas después de que la infantería terrestre sudanesa presumiblemente cruzó la frontera con tanques y piezas de artillería, lo que eleva el riesgo de una guerra abierta entre los añejos enemigos.

La comunidad internacional exhortó a Sudán y Sudán del Sur a resolver mediante el diálogo sus disputas, las cuales van desde la definición de la frontera hasta la propiedad de los recursos petroleros.

Las bombas fueron arrojadas por aviones MiG 29 sobre el mercado de Rubkona y convirtieron las tiendas de alimentos en pedazos de metal retorcido. El cadáver calcinado de un joven yacía recostado cerca del centro del lugar de la explosión, con la mano alzada. Un hospital de Bentiu dijo que nueve personas resultaron lesionadas.

El portavoz del ejército sursudanés, coronel Philip Aguer, dijo que bombarderos clase Antonov acompañados por MiG 29 bombardearon también Abiemnom, en los campos petroleros de Unidad y el estado de Unidad.

Aguer dijo que Abiemnom está a dos horas de camino en auto de Rubkona. Debido a la poca infraestructura de telecomunicaciones, se desconoce la extensión del daño en el campo petrolero o si hay víctimas. Los combates entre tropas en tierra que comenzaron el domingo continúan en Panakuac, Laloba y Teshwin, dijo Aguer.

En Rubkona, vehículos que transportaban tropas sursudanesas avanzaban en dirección a donde cayeron las bombas, mientras los soldados disparaban contra los aviones sudaneses.

"El bombardeo equivale a una declaración de guerra", dijo el general de división Mac Paul, subdirector de espionaje militar de Sudán del Sur.

Paul dijo que dos MiG 29 de Sudán arrojaron tres bombas el lunes, dos de las cuales cayeron cerca de un puente que conecta a Bentiu, la capital del estado de Unidad, con Rubkona.

Las fuerzas armadas sudanesas lanzaron un ataque el lunes más de nueve kilómetros (seis millas) dentro de territorio sursudanés, aun cuando el Sur anunció el viernes que retiraría sus tropas del poblado petrolero en discordia, Heglig, para evitar un conflicto armado a gran escala. Sudán del Sur había invadido Heglig este mes con el argumento de que le pertenecía.

El presidente sudanés Omar al-Bashir visitó Heglig el lunes para inspeccionar los daños, de acuerdo con la agencia de noticias oficial de Sudán. Los sudaneses afirman que sus fuerzas armadas liberaron al pueblo. Al-Bashir ha prometido enseñarle una lección a sus vecinos del sur.

La Unión Europea instó el lunes a ambas naciones a detener los enfrentamientos armados y negociar. Estados Unidos condenó la incursión militar en Sudán del Sur y pidió el alto inmediato al fuego aéreo y con artillería.

Sudán del Sur se separó de Sudán en julio luego de un referendo sobre la independencia, la culminación de un tratado de paz de 2005 que acabó con una guerra que se extendió por décadas y causó la muerte de más de dos millones de personas.

___

El periodista de The Associated Press Mohamed Saeed en Jartum, Sudán, contribuyó a este despacho.