Otro enfrentamiento políticamente cargado entre el gobierno del presidente Barack Obama y los estados llega a la Corte Suprema esta semana por la ofensiva de Arizona contra la inmigración ilegal.

Al igual que con los alegatos del mes pasado sobre la reforma al sistema de salud de Obama, se prevé que el caso sobre inmigración se decida para finales de junio. La discusión y la decisión podría avivar la disputa partidista sobre las leyes estatales migratorias respaldadas por los republicanos pero impugnadas por el gobierno federal.

Los alegatos del miércoles se enfocarán en si los estados pueden adoptar sus propias medidas para lidiar con 11 millones de personas que viven en el país sin autorización, o si el gobierno federal tiene autoridad exclusiva en la materia.

Arizona fue el primero de media docena de estados en promulgar leyes destinadas a expulsar a los inmigrantes.