Irán afirmó el domingo que ha logrado entender el funcionamiento de un avión espía estadounidense capturado por sus fuerzas armadas el año pasado y que ha comenzado a construir una réplica.

El general Amir Alí Hajizadeh, jefe de la división aerospacial de la Guardia Revolucionaria, reveló detalles del historial operativo del aparato para respaldar sus afirmaciones de que los ingenieros militares iraníes lograron extraer información del RQ-170 Sentinel capturado en diciembre en el este de Irán, dijo la televisión estatal.

Entre las pasadas misiones del avión, indicó, figura la vigilancia del refugio en el noroeste de Pakistán en el que vivía Osama bin Laden hasta que fue abatido por comandos de la armada estadounidense.

Teherán ha hecho gala de la captura del Sentinel, un avión teledirigido con tecnología de evasión de radares, y lo considera una victoria del régimen y una derrota para Estados Unidos en el terreno del espionaje y la tecnología.

Los funcionarios estadounidenses han reconocido que perdieron el aparato. Agregaron que Irán tendría enormes dificultades para usar cualquier dato obtenido debido a las medidas utilizadas para limitar el valor de la información contenida en los aviones no tripulados que operan en territorio enemigo.

Hajizadeh dijo a la televisión estatal de que el aparato capturado es un "bien nacional" para Irán, por lo que no podía extenderse en los detalles técnicos. Empero, dio algunos ejemplos de la información que, sostuvo, ha sido recuperada por los ingenieros iraníes.

"Casi no hay partes ocultas en este avión. Recuperamos parte de la información que había sido borrada. Hay muchos códigos y caracteres. Empero, los descifraremos por la gracia de Dios", insistió Hajizadeh.

Agregó que todas las operaciones realizadas por el avión teledirigido fueron grabadas en la memoria del aparato, incluyendo su mantenimiento y pruebas efectuadas.